Durango se hunde en deuda y más deuda

Cifra de escándalo: $1,235 millones contrata gobierno de Villegas en dos meses La suma de la deuda en su mandato es de $2,546 millones En poco más de un año, es el gobierno que más ha endeudado en inicio de gestión

Local 16 de enero de 2024 Jesús Francisco Sánchez

deuda web

El gobierno del estado de Durango se hunde en más deuda y en completa opacidad: sólo en los dos últimos meses de 2023 fueron contratados tres financiamientos por un monto total de 1,235.5 millones de pesos, de los cuales 425.5 millones de pesos es un endeudamiento a 20 años y los otros dos -de 410 millones y 400 millones- corresponden a empréstitos de corto plazo para “cubrir insuficiencias de liquidez de carácter temporal”, de acuerdo con información oficial registrada en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del Gobierno de México.

 

Con estos tres financiamientos suman un total de ocho los créditos ejercidos por el gobierno de Esteban Villegas Villarreal, convirtiéndose en el mandatario que más deuda ha contratado al inicio de un mandato, en apenas un año cuatro meses de gestión y ha superado en este orden a su antecesor José Rosas Aispuro Torres, señalado como responsable del quebranto financiero, aunque a éste le estalló en sus manos -con los vencimientos ocurridos- gran parte del llamado “refinanciamiento” de la deuda operado por el ex gobernador Ismael Hernández Deras quien le pagó por ello un millonario servicio a Protego de Pedro Aspe Armella, el artífice financiero de Carlos Salinas de Gortari.

 

Los tres más recientes créditos adquiridos por el gobierno de Villegas, en completa opacidad, sin que informe a detalle a la ciudadanía, son:

 

1).- Con Banobras el pasado 15 de diciembre por un monto de 425 millones de pesos y a pagarse a 20 años con cargo al Fondo General de Participaciones de la entidad.

 

2).- Con el Grupo Financiero Multiva el día 27 de noviembre por 410 millones de pesos, a pagarse a un año y cuyo destino es para “cubrir insuficiencias de liquidez de carácter temporal”.

 

3).- Con Banorte el día 14 de noviembre por una cantidad de 400 millones de pesos y a liquidarse en un lapso de un año, igualmente con destino a “cubrir insuficiencias de liquidez de carácter temporal”.

 

Estos tres financiamientos se sumaron a los dos contratados en el mes de octubre del año pasado ante Multiva (el día 10) y con HSBC (el día 12) por 300 mil pesos cada uno.

 

De los tres primeros financiamientos contratados (el 16 y 30 de diciembre de 2022 ante Multiva y el 15 de mayo de 2023) por un monto que suma los 1,630 millones de pesos, cabe señalar que se han ido liquidando y se registra a la fecha un saldo deudor de 711 millones 096 mil pesos.

 

Así, de los 3 mil 465 millones 529 mil pesos que suman los ocho financiamientos contratados por el gobierno de Villegas, el saldo a la fecha es de los 2 mil 546 millones 625 mil pesos, es decir, es la cifra del endeudamiento neto por parte del actual mandatario en su incipiente gestión gubernamental.

 

El gobierno de Esteban Villegas ha optado por el endeudamiento -al que le llaman “reingeniería financiera”- como única vía para afrontar la crisis financiera; no ha sido capaz de responder a un reclamo social de investigar ni proceder en contra de su antecesor José Rosas Aispuro Torres a quien le explotó este quebranto financiero, así como tampoco de aplicar un verdadero plan de austeridad en los gastos del aparato gubernamental que inicien con la reducción significativa de los sueldos faraónicos de los altos mandos y del propio mandatario estatal y que superan lo que gana por ejemplo el propio Presidente de la República, pese a que está prohibido por la Constitución.

 

Los antecesores inmediatos en el gobierno del estado, desde Ángel Sergio Guerrero Mier, iniciaron la escalada explosiva del endeudamiento de las finanzas estatales.

 

En Espacio Libre, en una investigación previa, se informó que el sexenio de Jorge Herrera Caldera dejó las finanzas públicas destrozadas, en virtual quiebra, con 4 mil 115 millones de pesos más de deuda pública registrada de largo plazo, para así dejarla en 7 mil 805 millones, un nivel de endeudamiento nunca antes visto en la historia de Durango y que —ya se supo— fue incluso muy superior tras revelarse por parte de la entonces vocera del Comité de Enlace de Entrega-Recepción 2016-2022 del gobierno aispurista, Rosario Castro Lozano, que el nivel de endeudamiento total era el doble, por 15 mil millones.

 

De esta destrucción de la estabilidad financiera estatal y la opacidad en torno a dónde fueron a parar esos multimillonarios recursos públicos, sólo hubo “chivos expiatorios” con el encarcelamiento de una exfuncionaria menor de la Secretaría de Finanzas, de un pariente cercano de Herrera Caldera y del exdirector del Colegio de Bachilleres —hoy secretario de Educación—, liberados en su oportunidad.

 

Hoy la película parece repetirse: la detención inicial de una exfuncionaria menor de la Secretaría de Administración y Finanzas del Estado por la sustracción infraganti de 1.6 millones de pesos, cuando el quebranto financiero es infinitamente superior.

 

En síntesis, las cabezas responsables de esos mandatos con resultados desastrosos en términos financieros, Jorge Herrera Caldera y José Rosas Aispuro Torres, siguen aún sin fincamiento de responsabilidad legal.

 

HISTORIA RECIENTE DE LA DEUDA PÚBLICA DE DURANGO

 

Reproducimos aquí este historial a su vez publicado por Espacio Libre con anticipación.

 

Los registros oficiales de la deuda pública registrada de Durango (sin contabilizar la cifra negra que ya ha aflorado en el concierto de los señalamientos mutuos entre las administraciones de Herrera Caldera, Aispuro y de Esteban Villegas) es la siguiente:

 

Maximiliano Silerio Esparza recibió su administración con una deuda pública por 296 millones de pesos y la entregó en 838 millones, es decir, con un incremento del 283 por ciento, diferencia que corresponde a 542 millones.

 

Ángel Sergio Guerrero Mier incrementó esta deuda de 838 millones de pesos a 2 mil 590 millones, es decir, mil 752 millones más que la que recibió.

 

Ismael Hernández Deras recibió su administración con 2 mil 590 millones de pesos en deuda pública registrada y la entregó con 3 mil 690 millones de pesos, lo que equivale a un endeudamiento por el orden de los mil 100 millones de pesos.

 

En el caso de Hernández Deras, cabe aclarar, realizó un proceso de renegociación de gran parte de la deuda pública por un monto de 2 mil 470 millones de pesos para mandarla a plazos de diez y 15 años, de decir, no afrontar vencimientos inmediatos, sino trasladarlos a las dos próximas administraciones, principalmente a la 2016-2022, por lo que le correspondió “estallarle la bomba” financiera a la de Aispuro Torres, aunado al escandaloso endeudamiento de su antecesor Jorge Herrera Caldera.

 

Hernández Deras contrató a la empresa Protego Asesores, presidida por el exsecretario de Hacienda salinista Pedro Aspe Armella, para realizar dicha reestructura de la deuda y por la que cobró una millonaria percepción hasta hoy no cuantificada.

 

Aspe Armella es uno de los implicados en la red expuesta por los Paradise Papers, investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) que puso en evidencia el mecanismo con el cual empresas y particulares obtienen recursos del pago de impuestos, mediante sociedades ficticias creadas en Barbados, bajo el esquema de Compañías de Negocios Internacionales, valiéndose de la legislación financiera de esta isla que exenta a extranjeros de dividendos, intereses e ingresos de capital, y un pago de impuestos casi nulo sobre las ganancias.

 

En este entramado de complicidades se encuentra quien apareció como coordinadora del equipo de recepción del ahora gobernador Esteban Villegas, Marcela Andrade Martínez, exempleada de Evercore Partners, antes Protego, y de acuerdo con su declaración en el Registro de Servidores Públicos, laboró entre mayo de 2007 y noviembre de 2012. Con esta información se infiere que Andrade Martínez será actor clave en una eventual nueva “restructuración” de la deuda del gobierno de Esteban Villegas, así como en el proceso que se anticipa de un mayor endeudamiento por parte de la nueva administración estatal como respuesta a una espiral interminable de endosarle a los duranguenses el quebranto financiero.

 

Finalmente, José Rosas Aispuro Torres deja una deuda pública registrada de largo plazo por 9 mil 071 millones de pesos, es decir, mil 266 millones más que la recibida de Herrera Caldera. No obstante, la cifra negra está en la llamada deuda de corto plazo que, de acuerdo con lo señalado públicamente por Marcela Andrade Martínez, asciende a los 10 mil millones de pesos; de ahí que la suma total del endeudamiento es superior a los 19 mil millones.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email