¿Qué hacer en un Durango capturado por un grupo de rufianes?

Matan árboles para estacionar carros. Destruyen áreas verdes para ahogarnos de asfalto. Asesinan despiadadamente el arte y la cultura.

Local 02 de julio de 2023 Martín M. González

web arboles

Qué hacer en un ciudad capturada por un grupo de rufianes, que hacen y deshacen a su antojo y a su capricho. Matan árboles para estacionar carros. Destruyen áreas verdes para ahogarnos de asfalto. Asesinan despiadadamente el arte y la cultura. Qué hacer ante un pequeño tirano, una caricatura pinochetzca que se autonombrado Dios para sí mismo. Villegas I y su gracioso bufón Toñín el enchuleador. Mientras sus pandillas se reparte el botín político, y los dineros. La ciudad les pertenece. Ahí están los cadáveres de los camaradas caídos, arboles cuya única culpa es estorbar sus sueños de mediocres dictadores. 

En esta ciudad ya no hay ética ni honor. Ahora ellos, en una burla descarada se nombran gobierno ciudadano cuando son los primeros en violar los derechos fundamentales de los ciudadanos. Derecho a tener un trabajo digno y decente. Derecho a la libertad de expresión. Derecho a la cultura y a las multi expresiones de la misma. El médico y su enorme ego. Su desmedida mitomanía, menos de un año en el poder y ya se siente emperador. Y su banda de ladrones se creen los nuevos centuriones. 

A dónde ir cuando te han secuestrado la esperanza. ¿Sirve gritarles ante el muro de soberbia erigido por su ceguera?

Él, siendo sanador de cuerpos, es el peor de los ciegos. Ellos tienen el poder y la razón de su violencia. Ellos pueden prohibirte lo que su estupidez le dicte, lo que su ignorancia les susurre. 

No nos quedaremos callados. El temor no son los hombres malvados, es el silencio que guardan los hombres buenos.

El mal llamado honorable Cabildo del Municipio de Durango ha tomado como botín político a la ciudad, a la cultura, al arte, no aprueba ningún evento, ninguna manifestación de arte y cultura. Son dueños de plazas y jardines. Solo aprueban lo que su patrón Ochoa les ordena. 

Regidores como vividores que son trabajan para su beneficio económico y político. Se creen y actúan como dueños de la ciudad, ante el beneplácito del presidente municipal y la indiferencia del gobernador. Y el chayotero silencio de la prensa oficial.

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email