EPEA-UJED, incubadora de artistas

A 60 años de su fundación

Cultura 27 de febrero de 2023 ALFREDO ANTONIO SOLANO ARELLANO

web escuela

La Escuela de Pintura, Escultura y Artesanías de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) es una institución que a lo largo de seis décadas ha formado pintores, escultores y grabadores, quienes por su talento y preparación académica han desatacado no solo en la entidad sino también a nivel nacional e internacional.

Fue en el año de 1952 cuando se fundó esta institución perteneciente al entonces Instituto Juárez, su antecedente fue una clase de dibujo impartida por el maestro Francisco Montoya de la Cruz quien atendió la invitación que le hiciera el Rector de la institución, Francisco Celis.

Para 1953, Montoya de la Cruz, impartió el segundo curso de dibujo y al año siguiente, en 1954, se agregaron las clases de pintura y dibujo. La primera generación estuvo integrada por Adolfina Torres,          María Guadalupe Antuna, María Luisa Granados, Donato Martínez, Manuel Salas Ceniceros, Guillermo Bravo, Fernando Mijares, Manuel Rodríguez Prado, Manuel Mayorga, Federico Esparza González, Rafael García, Antonio Juárez, Alfonso Álvarez, entre otros.

De acuerdo con datos proporcionados por el maestro Marcos Martínez Velarde, quien fue director de la institución en el periodo comprendido de 1994 a 2000, la EPEA de manera oficial se estableció el 10 de febrero de 1955, sustentada en el decreto que emitiera para tal efecto el entonces gobernador del estado, Enrique Torres Sánchez.

Para el año de 1957, fueron establecidas la cátedra de Anatomía en el grupo A, la clase fue impartida por el Dr. Jorge García del Toro y en el B, el Dr. Rafael Reyes Avilés estuvo a cargo.

Fue en 1956, cuando se establecieron los talleres de cerámica y talla directa. En este mismo periodo, Irma Escárzaga Acosta se hace cargo de la impartición de las materias de grabado y dibujo infantil. El taller de fundición artística inició su actividad como tal en el año de 1957, su asesor técnico fue el escultor Rodolfo González. 

Las instalaciones del taller estuvieron localizadas en calle Victoria 406 A sur, inmueble que fue rentado a fin de que éste funcionara en mejores condiciones. 

La primera escultura que salió del taller fue la del busto del Benemérito de las Américas, Lic. Benito Juárez que se localiza en el jardín central del edificio que actualmente ocupa la rectoría de la UJED, iniciándose así la etapa de fundición artística en Durango. 

Las materias de Historia del Arte, Dibujo Constructivo y el curso de Perspectiva, impartidas por el Profr. Rutilio Martínez, el Lic. Gustavo Domínguez Sánchez y el Ing. Ángel Ayón, respectivamente, se agregaron al plan de estudios por el año de 1958.

Fue el 15 de junio de 1962, cuando se pone en funciones el edificio destinado a los talleres de artesanías, situado en el predio que anteriormente ocuparía el campo de tiro, anexo al parque Guadiana, la inauguración, estuvo a cargo del presidente de la República, Adolfo López Mateos y el gobernador del estado Francisco González de la Vega.

También por el año de 1962, se comenzó el funcionamiento del taller de textiles que estuvo bajo la coordinación del maestro Juan García y se estableció un laboratorio para auxiliar en la producción y análisis de las diferentes arcillas con las cuales se trabajaba en el área de cerámica.

Este laboratorio, que fue dirigido por el Ing. Enrique Rodríguez Nájera quien contó con el apoyo de sus auxiliares, Salustia Pérez Avitia y Benigno Montoya Guzmán, brindó apoyo en la creación de los colorantes empleados para teñir la lana, el algodón y los diversos esmaltes para la decoración del vidrio soplado, del bronce y vitrales.

El taller de cerámica de la EPEA fue posible gracias a la capacidad creadora de Francisco Montoya de la Cruz, quien sin contar con más recursos que una mufla de pruebas, un torno y un horno diseñado por él mismo, al viajar por diversas partes del estado, localizó arcillas que por primera vez se analizaban y mezclaban para obtener aleaciones de sorprendente calidad y color.

En 1965, Pablo Ibarra Bueno se hizo cargo del taller de decoración de vidrio soplado a base de oro y esmalte.

En 1968, se inauguró galería de arte Los Tlacuilos, esto en un acto presidido por el entonces gobernador Ángel Rodríguez Solórzano, este recinto ubicado en la calle Bruno Martínez 137 sur. Desde su establecimiento, ha albergado continuas exposiciones pictóricas, escultóricas y gráficas, tanto de pintores locales, nacionales y extranjeros.

El Ayuntamiento capitalino, encabezado por el alcalde Gonzalo Salas Rodríguez, proporciona el 30 de mayo de 1971 de manera gratuita el kiosco de la Plaza de Armas a la Escuela de Pintura, Escultura y Artesanías, a fin de que en este sitio se exhiban y vendan los trabajos producidos por la institución. 

El taller de Vitrales fue establecido gracias a la asesoría del maestro Rodolfo Herrera Saldaña quien fuera enviado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Por mucho tiempo este taller, estuvo a cargo de Pablo Ibarra Bueno.

Durante el rectorado de Ángel Rodríguez Solórzano, gracias a la gestión del director Francisco Montoya de la Cruz, fueron becados algunos alumnos a fin de que recibieran formación artesanal y así pudieran hacerse cargo de los talleres, por ejemplo Marcos Martínez Velarde gracias a este apoyo realizó estudio en la Escuela de Diseño y Artesanías del Distrito Federal (hoy CDMX). Al concluir sus estudios y regresar a Durango, puso en operación el taller de estampado.

El 17 de agosto de 1977, se inauguraron las obras de ampliación de la EPEA, por parte del gobernado Héctor Uriel Mayagoitia Domínguez, los trabajos realizados comprendieron la construcción y equipamiento de cinco aulas que estarían destinadas a dar servicio a la carrera Técnica de Pintor, Escultor y Grabador.

En el taller de fundición artística, se ha llevado a cabo la elaboración de diversos monumentos artísticos bajo la dirección del maestro Francisco Montoya de la Cruz, tales como las esculturas de Francisco Zarco, la de Benito Juárez, la de Juárez y el Estudiante, de la cual se realizaron tres, una para Durango, otra que se localizó en la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la capital de la República y la tercera que se mandó para Oaxaca.

El gobernador de Yucatán Carlos Loret de Mola Mediz, ordenó a la EPEA, seis esculturas, una de Manuel Crescencio Rejón, El Aguila, La Mestiza, Emilio Abreu Gómez, Mediz Bollo y El Conjunto Cultural de los Niños Héroes.

También destaca la escultura ecuestre de Francisco Villa, la cual según la opinión de expertos en la materia, posee “una fuerza extraordinaria y está muy bien lograda, al grado que de las escultura ecuestre no ha sido superada”.

Se realizó otra estatua del Centauro del Norte donde está de pie, la cual se encuentra localizada en La Coyotada, municipio de San Juan del Río, lugar de nacimiento de Doroteo Arango Arámbula, mejor conocido como Pancho Villa.

La escuela realizó la edición y publicación de la revista Andamios, órgano informativo cuyo fin estuvo encaminado a difundir el arte y la cultura pictórica, contó con la colaboración de personalidades destacadas en estas disciplinas. El primer ejemplar salió al público el 17 de diciembre de 1955.

Francisco Montoya, deja la dirección por incapacidad médica, en su lugar quedó como encargado el profesor Donato Martínez desde el mes de mayo de 1988 hasta 1993 fecha en que fallece, en este periodo inició el proyecto del plan de estudios que daría forma y consolidación a la Licenciatura en Artes Visuales, tarea a la que se avocó la Profra. Yolanda Hernández Salas.

Al muerte de Donato Martínez, asumió la dirección en calidad de encargado Marcos Martínez Velarde, ello hasta el 20 de agosto de 1994 fecha en que fue electo director, cargo que ostentó hasta el 18 de agosto de 2000. Fue durante su periodo en el cual se niveló la plantilla docente al autorizarse por la Junta Directiva la implementación de la Licenciatura en Artes Visuales, el 11 de julio de 1997.

Archivo Pictórico

Este quedó establecido el lunes 22 de mayo de 1995, fecha en la cual fue entregado de manera formal por el entonces rector José Ramón Hernández Meraz, su ubicación quedó establecida en calle Bruno Martínez 137 sur, está formado con obras de los exalumnos de la EPEA y tiene la finalidad de hacer su restauración y posterior conservación para así exhibirla de manera periódica dentro y fuera del estado.

En la actualidad la Escuela, es dirigida por la Dra. Silvia Isabel Nájera Tejada. Continúa trabajando por consolidar la enseñanza de las artes plásticas en Durango, tarea que inició hace más de seis décadas el maestro Francisco Montoya de la Cruz.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email