Un director del ICED sin perfil para el cargo

Su papel no es tomarse fotitos anunciando los museos gratis una vez al mes como su mayor logro

Cultura 18 de diciembre de 2022 Jesús Marín

iced

No puede un director de Cultura, el director del Instituto de Cultura del Estado de Durango (ICED), Francisco Pérez Meza, decirle a los escritores, a los creadores, que no hay dinero para nada. No hay dinero para proyectos, ni eventos. Advertirles que ni traigan sus propuestas editoriales porque no habrá apoyo. Se queja, -él, que no lee ni escribe- que tiene las bodegas del ICED, repletas de libros. Y no halla qué hacer con ellos (podría ponerse a leer, al menos uno), si regalarlos o quemarlos. Un director de la cultura estatal no puede hablar así de la literatura nuestra o de cualquiera. Que los lleve al tiradero y los venda por kilos, así sacará algo de feria. Claro también puede promocionarlos, unas mesas en la plaza y regalarlos. 

¿Cómo para qué sirve un director así? Un director que jamás había tenido un cargo directivo, en sus más de 22 años en la cultura. Se inicia allá por a principios del 2000, con el licenciado Héctor Palencia. Ha trabajado en el ICED, en el IMAC pero siempre era y fue, en los mandos medios, como operativo. Hoy es un director que no tiene trayectoria, ni como creador, ni como artista, ni como funcionario directivo. Sabe obedecer, bien o mal, pero eso no significa que sabrá mandar. O le interese crear un proyecto cultural a largo plazo, mínimo seis años. 

Es nombrado director del ICED porque Lauro Arce, primo carnal del gobernador Villegas, despreció el cargo. 

Un director de cultura es para gestionar los apoyos para la cultura de todos los duranguenses, promocionarla dentro y fuera del país. Es ir a pelear presupuestos a la Secretaría de Cultura federal. Esa es su función. Gestionar, conseguir dineros públicos o privados para la cultura. No es tomarse fotitos anunciando los museos gratis una vez al mes como su mayor logro. Cierto no hay dineros. Se lo robó Aispurio o quién haya sido. Pero se puede hacer mucho con buena voluntad y con experiencia, se llama productividad. 

El ejemplo claro es el IMAC. Comparen actividades y eventos. 

Queda preguntar: ¿Vale la pena pagarles a los directivos de cultura los más de 100 mil pesos, que según nómina, ganan los secretarios de dependencias del gobierno? ¿Lo valen? Si eres Secretario de Cultura, mínimo debes poseer cierta cultura, cierta sensibilidad para el arte, cierta comprensión y empatía a los creadores y artistas, a todos, escritores, pintores, artesanos, músicos. Pero como Don Villegas está más ocupado en promocionar su maravillosa y sensible imagen, lo que menos le importa es la cultura, ya lo comprobamos con el deslucido, gris y aburrido pasado Festival Revueltas. 

Termino con esta frase atribuida erróneamente al ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels: “Cuando oigo la palabra ‘cultura’, echo mano a mi pistola”, tal afirmación sí procede de otro, nacionalsocialista, Hanns Johst. 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email