La satanizada juanita

Cultura 30 de octubre de 2023 JESÚS MARÍN

web juana

Hace cincuenta años, fumar mariguana, ser un mariguano era el estrato más bajo de la sociedad. Era el peor de los insultos. Los mariguanos eran seres satanizados y satánicos. La marihuana nada más en alcohol para las friegas en las reumas de las viejitas.

Cuando tu madre te llevaba a la escuela, a la Lorenzo Rojas, por la de Gómez Palacio cruzabas barrios bravos: Borrego, Costa. A veces, a esas horas de la mañana veías un grupito de chavos, desaliñados, greñudos, de ojos encendidos, de miradas dizque diabólicas. Y nos cruzábamos la calle para evitarlos. Mi amá me decía, son mariguanos, si los ves, aléjate, te pueden robar, son el diablo. 

Yo crecí con esa idea, que los mariguanos eran de lo peor. Que fumarla los ponía violentos y les quemaba el cerebro.

Hoy, cincuenta años después, la mariguana sigue siendo satanizada e injuriada. Se le acusa de dañar el cerebro, provocar y generar violencia al fumarla. 

Las sustancias cannabinoides presentes en la marihuana pueden mejorar males como la esclerosis múltiple, el glaucoma, el dolor crónico por enfermedades terminales, epilepsias, náuseas asociadas a tratamientos contra el cáncer y el VIH sida, así como las inflamaciones, afirmó el doctor Octavio Campollo Rivas, director de la Clínica Contra las Adicciones y el Alcoholismo de la UdeG.

Estudios científicos han encontrado que estos componentes de la cannabis actúan en la estructura de las células nerviosas, llamadas receptores de cannabinoides y conocidas como CB1 y CB2, las cuales regulan actividades motoras relacionadas con la alimentación. Dichos receptores están presentes también en el corazón, el intestino, el sistema inmune y el bazo.

El cannabis medicinal tiene muchos beneficios en el control del dolor y tratamiento de distintos padecimientos, regularlo es garantizar su calidad.

La Suprema Corte de Justicia de México invalidó el prohibicionismo de la planta de cannabis de la Ley General de Salud. La prohibición de su uso médico y lúdico en México ahora se considera inconstitucional.

Desde hace cientos de años, la marihuana es usado por su aspecto lúdico y medicinal. Es una hierba mágica y medicinal. Relaja sin efectos secundarios, reduce la ansiedad. Quita el dolor y la inflamación, regula el sueño. Tranquiliza. Alivia los dolores crónicos. Es fácil de cosechar, no necesita de cuidados. Y es muy barata su producción.

La marihuana fue y es satanizada por representar un peligro para las ganancias millonarias de las farmacéuticas. Es la primera fuente de ingresos para el crimen y para los gobiernos.

El mayor número de asesinatos violentos, si no es que todos, de violencia y asesinato, es por el alcohol y otras drogas, nunca por la marihuana.

Es satanizada porque así les conviene a los grandes corporativos. Ahora parece ser que la marihuana recupera su prestigio como medicina y milagro. Estudios científicos han demostrado su gran alivio en tratamientos de enfermedades crónicas y ataques de epilepsia.  Por ello 35 estados de la Unión Americana, de los 50 que la conforman, ya la han legalizado. Y les han quitado le gran negocio a los narcotraficantes.

En México, ya es legal el uso de 25 gramos para consumo personal. Por razones de poder, no ha salido el edicto, está detenido en el Congreso. Por ello su venta sigue siendo prohibida.

En Durango es fácil conseguir un sobre de veinte pesos o cincuenta, en cualquier rumbo de la ciudad. Se llaman puntos de venta. 

No se trata de publicitar su uso o instigar al vicio. La marihuana ha cambiado vidas. Ha quitado dolores, reducido ansiedades. Relajado tristezas.

Y ha sustituido analgésicos caros y con efectos secundarios. Es recetada por doctores a pacientes crónicos en estado terminal. 

Es un mito que la marihuana destruye el cerebro. Es un mito que la marihuana convierta a sus adictos en seres violentos y sin control. Su mala fama y satanización es por el gran negocio que es siendo ilegal. Es por el peligro que asusta a las grandes farmacéuticas. Lo cierto es que fumar yerba, usar el aceite, ha cambado la vida a miles de personas enfermas y sobre a todo es recomendada a mayores de sesenta años. ¿Y usted ya le quemó las patas a judas? Ahhh feliz viaje, cierre los ojos y relájese…

Te puede interesar
orfandad web

La orfandad de los suicidas

JESÚS MARÍN
Cultura 13 de febrero de 2024

Entre el caos que es mi vida. Entre las ruinas que me sobreviven y que ahora soy. Eres tú, quien inyecta ánimo a mi tristeza.

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email