Irrealidades en el páramo

Cultura 24 de julio de 2023 RICARDO ALBERTO PÉREZ GONZÁLEZ

web irrealidades

Gertrudis abría sus hermosos luceros. Lo primero que vio fue una roca enmohecida. Había criptógamos por doquier, un bosque frondoso y un concierto de murmullos intrigante. La resonancia de las voces a lo lejos le pedía a sus extremidades deambular. De inmediato se desprendió del ramaje que la cubría. Quería aproximarse. Llegar a los chillidos estruendosos que generaban confusión en su cabeza.

ꟷ ¡Ven! Gertrudis ¡Ven! ꟷ Advertían unas voces afables en la opacidad del bosque.

ꟷ ¿Qué quieren de mi? ꟷ Gertrudis respondía con azoro. Casi al punto de llorar.

ꟷ Es tarde Gertrudis. No podemos hacer nada. ¡Despierta! ꟷ Exclamaba con desesperación el eco que movía las hojas de los robles.

Gertrudis hipó. Lo hizo con tanta fuerza que despertó a una parvada de Cuervos que pernoctaba en el robledal.

Todo incitó al caos para blandir las hojas de cuanto árbol se cruzara. Exhortó a la dama tormenta para desgarrarse, que brotaran sus hijos. Desde las entrañas.

Gertrudis recordando el inicio de sus tiempos se tomó con sus manos y agachó la cabeza.

ꟷ La niña pequeña se está abrazando. ꟷ manifestaba una voz marcando cada letra, como rechinando los molares.

Unas luciérnagas se despabilaron de su corto letargo.

Gertrudis despertó. La gotera del techo alcanzó sus labios. Estaba consciente. <<Fue solo un delirio>> Pensaba.

Junto a su cama estaba una ventana que daba al jardín trasero. La abrió. Miró la noche tan calma y retiró su miedo con la palma de la mano. Éste se escurrió hasta caer al verde humedecido. Parecía una ciénaga. Minutos después ella volvió a la cama y las luciérnagas le cubrieron otra vez.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email