Durango despertó ante las medidas fascistas del ICED

Cultura 08 de mayo de 2023 Jesús Marín

web iced

En pocas semanas Durango despertó ante las acciones y medidas fascistas del Instituto de Cultura del Estado Durango (ICED).

Los creadores y artistas, indignados, al ver como arrasan con sus museos, como se cierran espacios para los creadores, los convierten en oficinas, clausuran escuela de actuación y cine, cierran el museo de moneda.

Varias asociaciones tomaron las calles para protestar por estos agravios. Por el despido injustificado del director del Palacio de los Gurza, César Bernal.

Los principales artistas plásticos alzaron su voz y apoyo, desde Carlos Cárdenas hasta Oscar Mendoza, artistas visuales, artistas de teatro, varias asociaciones pidieron la cabeza del director del ICED, Francisco Pérez Meza. Lo acusa de no contar con el perfil profesional que exige la Ley de Cultura: ser artista y tener trayectoria en la cultura y el arte.

Lo acusan de matar a la cultura. En todo caso, sería el sicario. Los autores intelectuales, tras las sombras, son Lauro Arce -es quien realmente manda en la cultura en Durango-, apoyado por su primo hermano el gobernador Villegas Esteban Villegas. Este es el único perfil, aparte de cancionero, del jefe de la cultura en Durango, ser primo hermano de Esteban y pareja como cancioneros.

Mientras los artistas duranguenses se manifestaban contra el ICED, en afueras del Palacio de los Gurza, una delegación de más de veinte funcionarios del ICED andaban de paseíto por la feria de Saltillo. Una verdadera vergüenza la representación de Durango en la feria del libro en Saltillo. Durango no llevó escritores duranguenses. No existen los poetas, el ICED los borró del mapa alacranero.

El ICED se hizo acompañar de cantantes y merolicos. Llevó escritores políticamente correctos al sistema político del PRIAN. Con fama de ser alineados al sistema. La Sociedad y la Red de Escritores fueron olímpicamente ignorados y humillados.

La Sociedad de Escritores tiene lo que se merece. No escriben. No ejercen crítica. No defienden sus derechos. Serían una vergüenza si José Revueltas les cuestionara su política y responsabilidad intelectualidad ante la sociedad. Un escritor no es escritor si solamente escribe sus poemitas, cuentos y novelas. Un escritor es la voz crítica de la sociedad y del poder. Sus armas es su inteligencia y las palabras escritas.

Los escritores de la Sociedad de Durango se la pasan en cafecitos, manda memes de feliz día, feliz noche. No escriben, no alzan la voz. No protestas con ideas y posturas por la libertad de expresión.

Los escritores se supone que deben manejar el don de la palabra escrita y la buena retórica.

La Sociedad de los escritores tiene lo que se merecen. Por agachados y conformistas. Por maricas y mudos.

No es con protestas, carteles y marchas de artistas de un día cómo vamos a lograr algo. Es con palabras. Es con escribir textos y publicarlos.

Es actuar como escritores comprometidos con nuestro entorno. Es escribir nuestras críticas y publicarlas. Darlo a conocer.

No solo ser escritores de cuento y poesía. De novela y crónica. Debemos emular al gran José Revueltas. Hay que crear un periódico electrónico de la Sociedad de Escritores. Y si se puede editarlo. Sí, es muy chulo, la marcha. Es muy pa’ la fotito de prensa y el selfie.

¿Y luego? Un ejemplo del poder de la palabra, lo están dando los artistas plásticos, Carlos Cárdenas, Oscar Mendoza, están publicando su repudio, su protesta, su apoyo a César Bernal. Defiende su obra y trabajo. Pintores usando las palabras para defender la cultura y el arte. No he leído a ningún escritor de los más de doscientos que somos, de los dos gremios, la Sociedad y la Red, escribir una sola palabra, una defensa de la cultura.

Nos quejamos del maltrato. De no llevarnos a la feria de Saltillo. De la forma humillante en que nos tratan el IMAC y el ICED. Es lo que merecemos por nuestra cobarde mudez. Por nuestro silencio intelectual. Por berrear en la tonada que ellos nos imponen.

Estamos esperando a ver qué migajas nos avientan en el Revueltas y en el Encuentro de Escritores. Parecemos ser sus empleados. Sus huilas. Sus meretrices.

Ellos, los institutos, trabajan y son, para los creadores. Un escritor debe defender su oficio y lugar en la sociedad, con sus palabras, con sus ideas por escrito. Y publicarlas. Ser irrespetuosos, provocadores. Líderes de opinión, defensores de la libertad. Y no pasarnos la vida publicando memes de buenos días. Buenas noches, felices sueños. Sé feliz.

La Sociedad de Escritores en voz de su presidente, la escritora y poeta Mima Gardea, redacta esta carta dirigida al Gobernador Villegas:

“Manifestamos nuestra inconformidad en cómo se está manejando de manera apartada de la comunidad cultural, el INSTITUTO DE CULTURA DEL ESTADO DE DURANGO, sin tomar en cuenta a los creadores, que son a los que se les debe de considerar porque es la justificación para que estas instancias existan, así como las decisiones arbitrarias en materia de cultura, igualmente, omitiendo la opinión de la sociedad, dejando de lado la Ley de Cultura del Estado de Durango.

Haciendo uso de nuestra libertad de expresión y de lo que manifiesta el Artículo 4 Bis, de la mencionada Ley de Cultura, número V, menciona que dicha Ley garantiza los derechos humanos de la libertad de expresión y manifestación, que no se ejerza ningún tipo de censura o discriminación, por razones de carácter cultural de acuerdo a los ordenamientos de la materia. Sabedores pues, de nuestros derechos manifestamos lo siguiente:

1.- Manifestamos nuestra inconformidad de no ser escuchados ni tomados en cuenta, pues a diferencia de los anteriores sexenios, este ha sido el primero en el que tal parece que los creadores somos invisibles a los ojos de su director el C. Francisco Pérez Meza. En el Artículo 16, la Ley de Cultura dice que se debe promover, difundir y estimular la obra de los artistas, creadores y difusores de la cultura, sin embargo, en los hechos, somos ignorados.

2.- En su apartado XII del Art. 4 Bis, también se manifiesta que se debe fomentar la creación, conservación, ampliación y adecuación de la infraestructura cultural. Estamos en desacuerdo por el cierre del Centro de Cinematografía y Actuación “Dolores del Río”, ya que sin tomar en cuenta la opinión de la ciudadanía, se decidió de manera arbitraria cerrar este espacio que le hacía honor a Durango como la Tierra del Cine. De igual manera, manifestamos nuestro desacuerdo en el cambio de uso de los espacios culturales.

3.- Como ciudadanos hemos padecido sexenio tras sexenio muchas arbitrariedades en materia de cultura, como el haber sido despojados del antiguo edifico Juana Villalobos para convertirlo en Centro de Convenciones Bicentenario y enviar al ICED a peregrinar hasta enviarlo al Museo Francisco Villa. Exigimos se le devuelvan sus instalaciones y el Museo Francisco Villa quede como originalmente fue creado

4.- Estamos en desacuerdo en las contrataciones onerosas y hasta ofensivas que se dan pues, de todos es sabido que por parte de Gobierno Estatal a través de Ferias y Espectáculos, se contratan cantantes con exorbitante sumas para que, según ellos atraer al turismo, lo cual nos parece apropiado, siempre y cuando no se utilice el dinero destinado a la cultura.

Esperamos que nuestras peticiones sean resueltas y hagan eco para que este sexenio sea la diferencia en materia de cultura, respecto a los anteriores”.

Cierra el comunicado con UN PUEBLO SIN CULTURA ES UN PUEBLO SIN IDENTIDAD.

La escritora Olga Aguilera, también de la Sociedad de Escritores, escribe:

“El bufón de las artes de Durango.”

Cuando te enmascaras entre el teatro, la danza y canto, y eres bufón del arte.

Quién te puso en medio, tira el dinero del pueblo. No cantas, no bailas, pero haces circo, maroma y teatro usando los millones que corresponden a las artes.

Le pones al “Pepillo” capa de rey en un trono arrebatado por tu ignorancia al verdadero “Ricardo Castro”, músico, compositor, un grande del arte durangueño.

Remata la escritora Raquel Carrera Rodríguez:

“Es muy importante que los Institutos se planteen qué es la cultura.  Para que puedan transmitir a la población la importancia de la lectura, escritura, canto, música, fotografía, danza, cine, actuación, y demás artes. Durango tiene mucho talento y debemos tenerlo muy presente. POR UNA CULTURA MÁS COMPRENDIDA.

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email