El mayor homenaje para un poeta es ser leído

Cultura 02 de mayo de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web escritores

El mayor homenaje que puede recibir un poeta en vida y en inmortalidad, es leer y cantar sus versos. Es amar y pregonar sus poemas. Un poeta es inmortal en medida que su inspiración y sus versos sean escuchados e intocados por el tiempo. El poeta es sus poemas. Sus libros de versos. Un poeta es grande en medida que se lee y se pregona. En medida que se comparte y se aleja de la tierra del olvido. Un gran y buen poeta no necesita otro homenaje que ser leído.

Un poeta no es grande por tener su rostro tallado en una piedra ¿Así se leerá más su obra? No es mejor poeta, ni más reconocido. Ni más leído por una efigie vaciada en bronce. Porque un grupito se reúne ante un micrófono, develan un busto, dejan unos ramitos de flores, se toman las fotitos, lo difunden en redes y lloran lagrimitas poéticas por la difunta y homenajeada poeta.

Un gran poeta no debe ser objeto de discursillos prostituidos y zalameros. Ni de actos oficiales. Un gran poeta se lee con el corazón y se disfruta en el alma.

Los homenajes son para que se luzcan quienes los organizan, gocen sus quince minutos de fama. Los homenajes son pompa y circunstancia. Egos y soberbias. Nunca el poeta homenajeado. Es un desperdicio de dinero y tiempo, es una fila de famas y egos.

En el homenaje, en la inauguración del monumento, lo que menos importa son los versos del poeta, es la obra literaria. El poeta mismo. Les importa aparecer en la fotito oficial. Si de verdad quisieran homenajear al poeta, vuelva a editar sus versos, vuelvan a leer sus poemas. Veremos si resisten la página del tiempo. Veremos qué tan inmortales son. 

La poesía es la vida, el resto pura vanidad. Neruda lleva más de cuarenta años muerto, y no ha necesitado monumentos. Su poesía sigue siendo vital y poderosa. Su poesía sigue siendo viva y celebrada. Declarada y esparcida al viento del corazón.

Resulta patético y muy grotesco erigir un busto a una poeta que ni es leída ni es eterna. Así se caguen intelectuales y poetrazos. Así vayan a gastar dinero de los institutos para satisfacer los egos de los escritores que lo organizan.

Valdrá la pena gastar dineros de la cultura para una poeta que no es leída ni conocida desde hace más de veinte años. Engrandecida por la nostalgia. Mejor sería leer sus poemas en foros, en escuelas, en las plazas. Y editar de nuevo sus libros.

Por lo pronto el Instituto Estatal de Cultura pone en la mesa 50 mil pesotes para apoyar el busto de la poeta Olga Arias de Weber. Está por ver dice el presidente municipal rentín 145 a través del IMAC. Ojalá elijan buen artista plástico, un maestro escultor con trayectoria.  

Por su parte la Sociedad de Escritores, a través de su presidente Mima Gardea emite este comunicado: 

Del 28 de abril al 7 de mayo se realiza la Feria Internacional del Libro en Coahuila donde este año el estado invitado es Durango, sin embargo, a la Sociedad de Escritores de Durango no nos tomaron en cuenta para asistir. Antes, los directores de cultura mandaban a las ferias del libro a los escritores, como debe ser, ahora es al revés, van ellos representando a éstos aunque no tengan un programa editorial. Por parte del IMAC, no nos invitaron, a pesar de nuestras colaboraciones y nuestra buena disposición con ellos; por parte del ICED, no nos han tomado en cuenta, no obstante su director, Francisco Pérez Meza nos llamó a dialogar y asistimos de buena fe. Ahí nos dijo que había dos lugares pero nunca nos los dieron. Sólo nos hicieron creer que estaban dispuestos a trabajar en conjunto. Algo anda mal en Durango, en sus instancias culturales del estado y del municipio, cuando anteponen sus propios intereses a los de la sociedad. Cuando están demostrando que no les interesa ser incluyentes a pesar de que existen para atendernos como creadores. No lo quería decir, pero estábamos mejor cuando estábamos peor. Y sí él Sr. Pérez Meza, se desdice cuando apenas nos acaba de hacer la invitación. ¿Qué podemos esperar para el Encuentro Internacional de Escritores José Revueltas? 

Mucho menos para la edición de libros. Habrá que preguntarles a algunos ex directores del ICED, como Martínez Diez, Ontiveros, cómo le hicieron para gestionar y a su vez resultara un encuentro digno de nivel internacional, bueno, hasta curador había.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email