Otros seis años de indolencia y vacío

Otros seis años de indolencia y vacío

Local 13 de febrero de 2024 Jesús Marín

senado web 2

Al grito de nomás mis chicharrones truenan, el Tirantes, alias ‘Gonzalo Yáñez’, les ganó de calle la reelección al Senado en el 2024, con una mano en los tirantes. 

Ejerció sus mañas y artimañas de dinosaurio de más de treinta años mamando del presupuesto. Viviendo a expensas de los impuestos de los ciudadanos.

Poco valieron las intrigas, los espectaculares, amarres, influencias, de los neo morenistas, los gandallas y corruptos ex priístas y panistas, los espectaculares de Sandra Amaya, la locura megalómana del doctor Enríquez… valieron m… ante el otrora llamado tirantes, también el Rambo. 

Es más, ni la denuncia en su contra por violencia de género contra la mujer impidió que este antediluviano dinosaurio, fundador del Partido del Trabajo que por cierto ninguno de sus fundadores y miembros han trabajado alguna vez en su zángana vida. 

Gonzalo fundó el PT en Durango y constituyó el Comité de Defensa Popular (CDP) de donde se catapultó para lograr diputaciones, federales y local, la presidencia municipal e intentó ser gobernador, así como senadurías.

 El ahora Senador será relegido, si Morena sigue con la ola imparable de López Obrador. Por obra y espíritu del dedazo de Mario Delgado.

El actual Senador y dueño del Partido del Trabajo en tierras alacraneras, se “comió” a toditos sus oponentes. Y hasta se dio el gusto de elegir a su suplente, la Senadora Margarita Valdez.

Otros seis años de no trabajar. Seis años para gozar de privilegios, sueldos de miles de pesos por ir a dormir a su curul, andar de turismo legislativo, ir de shoppings a las librerías, darse una vida de reyezuelo.

Ser Senador es una recompensa que muy pocos suelen alcanzar. Gozan de fuero durante el tiempo que son senadores, intocables ante la ley. Gozarán de una pensión vitalicia por tan pocos años trabajados, los otros mexicanos, es decir el resto de la población trabajadora tiene que acreditar más de veinticinco años para aspirar a una paupérrima pensión que no le alcanzará para vivir dignamente.

Alejandro ‘Gonzalo Yáñez’ seguirá de Senador por otros seis años, en caso que el fenómeno AMLO, la marea de la cuarta transformación siga en ascenso.

No le sirvieron ni de postre, es más ni de palillo de dientes para sus colmilludos dientes, los Otniel, la Sandra Amaya con todo y sus espectaculares, la Marina -la supuesta favorita de Claudia-, el mitómano del doctor Enríquez, se los engulló sin sufrir agrura alguna. 

El Tirantes se quedó con lo que a su juicio presenta menos peligro de opacar su imagen, la opaca e inofensiva Margarita Valdez.

El astuto mega dinosaurio argumentó que él sí es un hombre de izquierda, aunque ni zurdo sea. No como sus rivales que nomás van por el hueso, que son viles vividores, lo cual es cierto de absoluta veracidad, no como él, hombre de convicciones e ideales, mártir de la izquierda y casi primo hermano del Che, que ha dado sus mejores años de jumentud por los pobres. Y cuya fortuna y privilegios es gracias a ellos. Muy de izquierda, pero vive como de derecha.

Seguirá de Senador el Tirantes, pese a ser inelegible. Tiene una sentencia de violencia política vs. la Mujer. Los tribunales, el local y el federal, explican que efectivamente hay una sentencia sin ejecutar por lo tanto no hay sanción. Pero al no aparecer en el registro de sancionados por violencia política vs. la mujer la sentencia les valió. ¿Se escapará el Tirantes de este peligro? Lo más seguro es que sí.

Morena les regala la Senaduría por Durango al Tirantes y a la doctora Margara. Otros seis años de calentar el curul. De cobrar generosamente, sin justificar su labor legislativa, sin presentar propuestas a favor de Durango. Su labor en el Senado en este sexenio de la transformación, ha sido gris y mediocre.

Gonzalo y la doctora solo se acuerdan de Durango cuando necesitan de los votos duranguenses para su beneficio. Gonzalo vino a buscar la alcaldía en 2019.

Gonzalo es un reptil fósil en la política pese a su “carisma” como hombre de izquierda es eterno vividor, amo y dueño del Partido del Trabajo. Ese partido que en Durango proyectó a los hermanos Cruz y a un sinfín de “líderes populares” que lucraron para su propia fortuna.

Sin olvidar que el Partido del Trabajo fue creado y financiado por los  hermanos Salinas de Gortari, allá por los años noventa. Desde entonces, Gonzalo Yánez ha vivido y pervivido del presupuesto público. 

El Tirantes, como es conocido por estos lares norteños, por el uso de este par de tirantes para sujetarse sus pantalones, arriba a nuestra ciudad como decían las abuelas: con una mano atrás y otra adelante, eso sí, con una retórica y dialéctica populista y dizque revolucionaria. Chilango mañoso, se durmió a los ingenuos provincianos que somos. Organizó marchas por las calles, tomó y presionó con plantones. Acabó siendo presidente municipal.

Desde aquellos años, de los noventas del siglo pasado, el todavía Senador, aprendió y mejoró las mañas para saltar de puesto en puesto, viviendo a todo lujo sin siquiera quebrarse una uña. Gracias a su labia y manipulación política y mediática se convirtió en un hombre con fortuna, con el futuro asegurado, dueño de una gran residencia en nuestra entidad.

A sus sesenta y ocho años, Gonzalo seguirá de Senador. Lejos los años de sus andares de pata de perro por las colonias populares y polvorosas de Durango capital, arengando por un “cambio” que si bien si lo hubo se notó en su ascenso en la escala social y económica.

Ahora siendo Morena el partido en el poder, con ese desdén de su dirigencia nacional que ha demostrado por el olvidado pueblo duranguense, sin importarle las bases, con el “dedazo” al mejor estilo del PRI designa a candidatos a Gonzalo Yáñez y como su suplente a la doctora Margarita Valdez.

Otros seis años que irán al caño de los desperdicios. Otros seis años de indolencia y vacío en el Senado por Durango.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email