De vernáculo cantante a merolico ilusionista de quimeras

El gobernador de Durango, Esteban Villegas no da una

Local 16 de enero de 2024 Jesús Marín

esteban web

El gobernador Esteban Villegas Villarreal, en este inicio de año quiere pasar de cantante vernáculo a convertirse a gran merolico ilusionista de quimeras. 

Anuncia en videítos, demagógicos discursos y boletines de prensa maiceada, que este año del 2024 será el año de Durango, signifique lo que signifique su ridícula declaración.

Insiste en decir y creer que nuestra realidad se transformará por medio de campañas y lemas. Así, por un acto de magia verbal nuestra desastrosa realidad económica y cotidiana de los duranguenses va cambiar, por decreto, por videos de superación personal, por promesas de que 2024 es el año de Durango.

Durango es un patético circo: en la gubernatura, un ilusionista cantante vernáculo; en la presidencia municipal un Toñín Ochoa, un payasito de feria, ególatra y narcisista, enajenado y enamorado de su supuesta chulez, paseando en bicicleta como prueba de su gran gobierno. Gobierna con ocurrencias y con chulísimos giros del lenguaje. Con oscuros contratos y rentas corruptas, con asignaciones millonarias a sus compitas de chulez.

Nuestro ilusionista gobernador sale a declarar, en video y boletín, que después de ochenta años de miserias, saqueos y corrupciones, propiciadas, por su partido del PRI y su aliado corrupto del PAN, en este año 2024, nuestro futuro empieza ahora… ahora sí vamos a despegar.

Este pasado primer año de su desgobierno, fue una “pruebita”, pero ahora sí voy a gobernar en “serio”. Ahora sí sacaré de la pobreza y miseria mi “amado” Durango. No tengo ni idea de cómo lo hare, pero al menos en promesas, Durango saldrá adelante.

Les prometo, dice emocionado Esteban que si Durango no crece, sí lo harán mis cuentas bancarias en los paraísos fiscales. Y también les aseguro que mis giras de promoción de mi cantada con mi amoroso primo, van a continuar, les doy mi palabra.

Voy a traer miles de empresas e inversiones a Durango. Voy a contratar al astro rey, al Sol, para que realice su eclipse en este cielo de Durango, ya en una diarrea mental que ni selo cree su más servil lamehuevos.

Quizá sabe un secreto para el éxito que desconocemos los duranguenses. Quizá Esteban Villegas hará que devuelvan lo robado, “el campesino” Ismael Hernández Deras, que endeudó con 10 mil millones de pesos, Jorge, “el hermoso mocho ultra religioso” Herrera Caldera con otros quince mil millones, y finalmente tu werito adorado, tu compadrito, a quien le aprobaste todas sus cuentas públicas cuando fuiste diputado local, José Rosas Aispurio, con 24 mil millones, a quien proteges y mimas.

Con la recuperación de esos latrocinios de más de 18 años, que sumarian casi cincuenta mil millones de pesos, Durango es seguro que sí se levantaría de la quiebra moral y económica que sufrimos. A menos que los enjuicien, les decomisen sus fortunas mal habidas, robadas y transadas a los duranguenses, les confisques sus propiedades, en Mazatlán, en la ciudad, en el país, sus cuentas en los paraísos fiscales, no se ve cómo Durango vaya a despegar.

El gran peligro es que esos cincuenta mil millones se los birlaría el actual gobernador. Entonces no va por ahí la “recuperación” de nuestro terruño. De otra manera no se ve el milagro que promete Villegas, si en un año lo único que ha hecho es mendigar dineros a la federación y pedir préstamos y préstamos.

Se va quedar como otro “lema” de Durango, como otra de tus mentiras, como la de la tarjeta madre, como los lemas de campaña, “defender a Durango”, “soñar grande”, “cagarla en grande”.

No se puede cambiar la realidad con campañas y lemas. Ha demostrado su incapacidad para gobernar, administrar, atraer inversiones y crear empleos.

Recordamos el lema de campaña hace ocho años, cuando Aispuro lo derrotó, que prometía atraer una inversión que generaría más de 70 mil empleos bien pagados y lo único que hizo fue poner su pizzería. ¿Por qué ha de ser diferente hoy que es gobernador?

Lleva un año prometiendo, lanzado estúpidas campañas, obligando a los “empleados” de la burocracia estatal que posteen sus lemas en sus redes sociales, so pena de perder la chamba o ser relegados.

Lleva un año, viajando con su primito, su gran amor parental, viajando a China, a los gabachos, para promocionarse como cantante y nunca ha informado que ha logrado.

No ha informado, con cifras y datos, qué inversiones se harán, cuántos millones ha gastado, él y su élite, en hoteles, boletos de avión, comidas y recuerdos.

Sí, Villegas, su gobierno, ya es el peor y más mediocre, de los que hemos tenido. Cero inversiones. Cero crecimiento. Cero esperanza. Cero verdades. Y todas mentiras de su desgobierno.

Cómo creer en un gobernador como que nos ha mentido desde el primer día. Un cantante vernáculo y grotesco.

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email