Despertemos Durango

Urge salvar nuestra dignidad y nuestra tierra. Con el PRIAN vive hoy los peores gobiernos de su historia

Local 27 de noviembre de 2023 JESÚS MARÍN

web prian

Durango ha sido cuna de dos grandes revolucionarios: Pancho Villa y José Revueltas. No es comprensible que seamos tan agachones, tan sumisos, tan indolentes. No aprendimos de estos dos grandes e ilustres duranguenses.

En Durango nacieron dos de los hombres más rebeldes, más revolucionarios, Pancho Villa y José Revueltas. Y somos lo contrario de ellos, de sus pensamientos y luchas, de sus ideales y convicciones.

¿Qué clase de gente somos? Hemos soportado ochenta años de saqueos y corrupciones, sin apenas protestar, sin apenas rechistar.

Hoy tenemos los peores gobiernos estatal y municipal de la capital, peores de los que ya hemos sufrido. Callamos y berreamos, ofrecemos mejilla para que nos sigan crucificado. Somos el último estado priísta de México. No es un orgullo ser duranguense. No con un gobernador como Esteban Villegas, no como un chulo enculeador presidente municipal, Antonio Ochoa.

Neta, de duranguense a duranguense, no están cansados de la inutilidad del gobernador Villegas. De los negocios oscuros y transas tentadoras de Toñín. Del fracaso como gobernador, de que convierta a Durango en un estado cada vez más pobre, no están hartos de sus discursos, sus diarreas verbales, sus patéticas intervenciones, sus giras turísticas, sus lemas de soñar en grande, de “defender” a Durango. De tener a los gobernantes peor calificados del país, por inútiles y payasos.

En vez de acciones, en vez de progreso, gobiernan con lemas estúpidos. Queremos acciones, no lemas publicitarios. Ya basta de soñar en grande y vivir jodidos, ya basta de chulear la ciudad para engrosar sus cuentas bancarias. 

Durango se hunde en la mediocridad, estamos sobreviviendo a base de préstamos, de la caridad federal. Y el gobernador en programas de chismes y espectáculos, promocionado su carrera como cantante. Y el presidente municipal admirando su ego frente al espejo.

Esteban Villegas, mediocre cantante, mediocre médico, mediocre gobernante, espera ávido el presupuesto federal de 40 mil millones para clavarle el colmillo.

Es el quinto peor gobernador de México. Protege a ratas corruptas, como al responsable del mayor fraude en las finanzas públicas, Aispurio, también responsable de las muertes por meningitis de más de cuarenta paisanas.

Qué más necesitamos para iniciar la revocación de mandato de este irresponsable y grotesco gobernador. Del presidente más uña larga que hemos tenido.

Despertemos ya, despierta Durango. No les da pena que seamos la vergüenza y hazmerreir nacional. Y no, no somos una familia ni un gobierno Villistas. Villa ya lo hubiera mandado fusilar, a los dos.

Somos una vergüenza como mexicanos, como duranguenses, como seres humanos, al soportar esta pandilla de buitres que tenemos como gobernador y presidente municipal. Neta, ¿ese es el Durango que queremos heredar a nuestros hijos?

Despierta ya Durango. Los duranguenses en su mayoría, somos gente buena, trabajadora y decente. Honrados, buenos amigos y seres humanos dignos, temerosos de dios y garantes de la ley.

Entonces, ¿por qué seguimos soportando a las ratas políticas y corruptas que nos gobiernan?, los políticos duranguenses, todos o casi todos, con sus corruptelas, fraudes, nepotismos, enriquecimientos inexplicables e ilícitos, sus sucias transas, que se reparten los dineros públicos entre sus familiares, amigos y compadres, heredan los puestos públicos, colocan a su familia en puestos, con sueldos obscenos. 

Necesitamos ser como Pancho Villa, como José Revueltas. Necesitamos despertar de nuestro letargo, de nuestra resignación alacranera. De nuestro pendejismo alacranero. Despertemos Durango. Urge salvar nuestra dignidad y nuestra tierra.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email