Mediocridad y hastío

Nueve días del Festival Revueltas en Durango

Local 23 de octubre de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web revueltas

Nueve días del festivalito Revueltas. Festivalito de fin de cursos de una escuela primaria. Nueve días de mediocridad y hastío. El festival más corto desde su creación. Un festival hecho a las prisas, sin interés ni conocimiento, ni arte ni cultura. Un festival de amiguismos y ahijados. 

A la ciudad, a los ciudadanos, les da igual este festival. Mucho menos a los turistas. La ciudad luce deshabitada, en la apatía de un gobierno anodino. Una ciudad cada vez más olvidado por dios y sus ángeles. Pobre de Durango, más de ochenta años en manos del PRIAN. 

El gran aporte del festival es que sus aburridos museos no cobran ni un centavo, serpían gratis. Y ni así son visitados, solo los pobres niños acarreados los vistan.

No vinieron esos miles de turistas europeos y nacionales que transitarían las calles y avenidas, derramando solares y monedas de oro, disfrutando el festival de festivales, el magno festival de nueve días y ocho y medio millones de pesos, invertidos en la cultura y la polilla. Esos miles de turistas que dejarían una derrama económica de más de 50 millones de pesos, ocupando más del 80 por ciento de la oferta hotelera.

La tan mentada derrama de 50 millones que dejaría el festival no se ve por ninguna parte. A menos, como todo en este gobierno, sea soñada.

Un festival insulso, tan mediocre como el desgobierno de Esteban Villegas. Tan trivial como el desempeño del cantante vernáculo, a quien el arte y la cultura, le valen madre. La prueba más fehaciente fue invertir seis millones en la cartelera, del arte y la cultura, del Revueltas.

Seis millones para el festival más importante del norte, como cacarean sus siervos y lame huevos. Seis millones de los 3 mil millones, que le han dado en préstamos al vernáculo cantante, metido a gobernador. Préstamos para pagarse su súper sueldo de 203 mil mensuales. Pagar a su nómina dorada de inútiles y estúpidos servidores, lacayos funcionarios.

Préstamos para pagarse sus viajecitos a China y a gringolandia. Darse el caprichito de cantar en dúo con Julión en la pasada feria por nueve milloncejos. Maicear a la prensa prostituida de Durango. 

¿Dónde están esos dineros de los préstamos? ¿Dónde lo recaudado en el ilegal impuesto del replaqueo? ¿En qué se ha invertido ese dineral? Si cada día estamos más jodidos, hundidos en la miseria y en la desesperanza. Tres mil millones que no ha declarado en que se han gastado.

¿Qué ha construido este desgobernador? Aparte del futuro millonario de él, de su familia, de sus compadres y protegidos.

Esteban desayuna, come, cena, puros sueños de jibado. Sueños cagados. Lo que no son sueños en grande, sino un realidad cruda y devastadora. Cero inversiones. Cero progreso. Cero expectativas de crecimiento. No hay fuentes de empleo bien pagado. No hay esperanza. Durango jamás ha sido tan mediocre, tan sin futuro.

Ni los 40 mil millones de presupuesto del año 2024 nos salvará de nuestro desastre financiero y menos con un gobernador tan mediocre, tan insulso, tan estúpido y rapaz.

Te das una vuelta por el centro histórico. Y nada de gente, nada de atractivos ni espectáculos. Ni indicios que se celebraba el otrora famoso Festival Resueltas.

Las palomas muriéndose de fastidio, viejos envejeciendo en las bancas, recordando sus años mozos, esperando con callada resignación a la muerte. Paleteros pululando por su plataforma. Cientos de baratijas de china en puestos que afean el centro histórico de la plaza. Una tristeza que agobia. De noche pasó este festival.

La plaza de Armas, corazón de los duranguenses, sin pizca ni presencia de una fiesta cultural. Sin artesanos ni feria del libro, en un festival donde se homenajea a los Revueltas, siendo José Revueltas, uno de los escritores más importantes de la literatura mexicana, es absurdo y escabroso, que no haya una feria del libro. Se entiende ya que ni Esteban, ni Pancho Pérez Meza y mucho menos Lauro Arce, ejerzan vocación lectora.

Lo que encuentras en la plaza de armas, es la invasión nociva, cucarachil de “artesanos” del sur, vendedores de maquila y fayuca china, la invaden con puestos de baratijas, espacio que pagan generosamente a los huilos ediles del prostituido Cabildo, banda de corruptos y ladrones, liderados por el peor y más rapaz de los presidentes municipales panistas que hemos tenido, Toñín Ochoa, tan corrupto y ladrón, que hasta el mismo Ratalum lo ha denunciado, con la enorme cola que se cargan los dos, con perdón de los roedores.

El corredor Constitución, cuyo objetivo era darle espacio y voz a los artistas y creadores de Durango, desperdiciado. Lauro Arce no tiene vocación ni inteligencia para promover el arte y la cultura. Un año ya es suficiente para demostrarlo.

El festival Revueltas 2023 arrincona, arrechola a los verdaderos artesanos de Durango, en la plaza Fundadores, sin promoción ni apoyo, a la buena de Dios.

La plaza Cuarto Centenario, solitaria, solo se llena con los conciertos en honor a la polilla y a la nostalgia. Grupos y artistas reciclados, exitosos hace décadas, pero a lo mejor cobran poquito.

Siguen sin arribar los centenares de turistas, europeos y gringos, que abarrotarían las calles del centro histórico. A menos que sean invisibles, etéreos o sueños de este soñador desgobernador. Y que bueno, no podrían caminar por el centro histórico, ya que al pendejo gobierno municipal, en pleno festival se le ocurre levantar las banqueteas, abrir canalones, un desmadre en medio del turismo que no llegó. Ni llegará.

Nueve días de eventos “internacionales”. Nueve días de conciertos reciclados, de antiguas celebridades, cuyo brillo se extinguió hace décadas.

Una ciudad moribunda, en manos de buitres del PAN y del PRI. Un solo evento de la pasada FENADU, el de Julión, se dice que costó nueve milloncejos, ah, pero el gober hizo dúo con el Julión.

Un festival de la nostálgica polilla, raudo, efímero, olvidable. Mediocre, que terminó este domingo 22 de octubre, con más pena que gloria. Este domingo concluyó el mediocre festival, bajo el gobierno del gobernador más mediocre que hemos tenido en Durango. 

Este Festival Revueltas 2023, se resume en un comentario de una turista de Monterrey: no hay nada que ver en Durango.

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email