Durango sigue hundido en la quiebra financiera

A un año de desgobierno de Esteban Villegas y Antonio Ochoa

Local 23 de octubre de 2023 JESÚS MARÍN

web prian

A un año de desgobierno de Esteban Villegas y Antonio Ochoa -gobernador y alcalde de la capital, respectivamente-, Durango sigue cada vez más hundido en la quiebra financiera, sin un plan de rescate y desarrollo.

Ni idea tienen el gobierno estatal y municipal de cómo rescatar a Durango. Ellos vinieron a chingarse el presupuesto. Y lo están haciendo a manos llenas. Seguimos viviendo de prestado y -dice un refrán popular-, quien de prestado se viste en la calle lo desvisten.

Esteban Villegas, dispuesto a convertirse en Moreno, ansioso y babeante por el presupuesto federal de 40 mil millones para Durango. Y aunque fue a langarear por más billete, le dieron con la puerta en el hocico.

Ninguno de estos dos buitriles funcionarios han cumplido con sus promesas de campaña. Esteban prometió nunca volver a cobrar un replaqueo. Y lo primero que hizo fue imponer un replaqueo que el Poder Judicial federal ya declaró ilegal e inconstitucional. Prometió “defender” a Durango, esa promesa no incluía protegerlo de él mismo y de su gavilla de ladrones y corruptos.

Prometió una tarjeta madre, que valió madre como todas sus promesas. Juró y perjuró que por medio de la reingeniería sacaría a Durango de la crisis y quebranto financiero, lo único que ha hecho como idea de su reingeniería es pedir préstamos bancarios por más de tres mil millones de pesos, agravando el crédito y aumentando la deuda estatal.

Para Esteban Villanueva, la reingeniería es limosnear las caridades del poder ejecutivo federal. Ahora promete soñar en grande. Soñar no cuesta nada. Soñar no empobrece. Pobres sueños de jibado. Pobre de nuestro mediocre y anodino gobernador.

Antonio Ochoa, el chulo, el macho alfa, prometió chulear a la ciudad, lo único que hizo y hace, es enculearla, llenarla con sus horrorosos espectaculares de galán de quinta categoría. Saquearla con alza de impuestos, con oscuros contratos de rentas. Destruyó la cultura municipal, desapareció un Instituto del Arte y la Cultura con más de veinticinco años de historia.

En este año de desgobierno de Ochoa el chulo, la ciudad siguen igual de descuidada. Bastó unas lloviznas para que su campaña de repavimentación quedara hecha añicos. Las calles con hoyancos, no hay ninguna obra importante, y en pleno festival Revueltas, el gobierno municipal levanta las banquetas de las calles del centro histérico, a un coste millonario. Ahora declara que habrá semáforos inteligentes, vaya, al menos habrá algo de inteligencia en su administración, porque el chulo ha de tener dos neuronas en el cerebro. Y muertas.

La chuleada ciudad de Durango, sigue igual y más jodida que antes de la llegada de este lord huevos. Que resultó tan tamaña rata, que su compañero de partido, el PAN y expresidente municipal Salum, conocido como ratalum, salió a denunciar sus fechorías y sus alianzas con el narco, entre un pleito de niñitas azules. 

A un año del arribo del Virrey Esteban y su corte de ladrones, Durango ha retrocedido en todos los rubros, principalmente en la justicia y Estado de derecho. Sus fiscalías han valido para puritita madre.

Ha protegido y solapado al principal responsable del fraude de las arcas estatales, al exgobernador José Rosas Aispurio Torres, culpable del boquete de 24 mil millones de pesos que nos tiene empobrecidos. Aispurio es el culpable de los asesinatos de más de cuarenta mujeres duranguenses por la crisis de meningitis propiciada por su nombramientos corruptos.

Villegas no ha tenido la hombría de acusar y llevar ante la justicia al exgobernador panista, de sangre cien por ciento priista, quizá porque es consciente que sentaría un pésimo precedente para que el mismo Villegas sea enjuiciado al terminar su sexenio.

El gobernador Esteban Villegas carece de la calidad moral para llevarlo a juicio, ya que el ahora gobernador, fue cómplice de este desfalco, él, como diputado aprobó las cuentas públicas del gobierno de Aispurio.

El gobernador se benefició con los chanchullos de Aispurio, ahora con qué cara va a pedirle cuentas. ¿Devolverá los millones de mordidas que le dio para comprarle su voto?

Si hay juicio contra el desfalco millonario al erario de Durango y acusan al exgobernador Rosas Aispurio, deberá incluir en la acusación, a sus cómplices y uno de ellos, es el actual gobernador, el “soñador” Esteban Villegas Villarreal.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email