Entre amigos y parientes se reparten el botín gobiernos del PRIAN-Durango

Los gobiernos del PRIAN-Durango

Local 03 de septiembre de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web prian

“Algo huele mal en Dinamarca”, exclama Hamlet. En Durango no huele mal, apesta. Con esta frase en la vida política, se designan las cosas que no marchan bien en un país por causa de la corrupción. Se aplica perfectamente a nuestra ciudad capital; la corrupción, el obsceno nepotismo, es la marca de los gobiernos estatal y municipal.

Toda esa demagogia y discursillos, fascistas y baratos, despido de empleados, la fusión de varias dependencias de gobierno que habían funcionado por décadas, la desaparición del arte y la cultura, cerrazón de bibliotecas municipales, tenían un maquiavélico objetivo, un único propósito: acomodar a un pariente de la esposa del gobernador Esteban Villegas.

El alcalde de Durango capital, José Antonio Ochoa Rodríguez, es uno los panistas más despóticos y soberbios, se ha dedicado a destruir al gobierno municipal, con una voracidad incontenible por los dineros públicos, en complicidad con los corruptos y prostituidos ediles de su Cabildo, su casa de citas particular, de un plumazo realizó la fusión de las dependencias municipales, sin importarle dejar a familias en el desempleo, así mismo cerró las bibliotecas municipales.

Al nombrar a Giovanni Rosso Güereca, flamante director del Instituto de Desarrollo Humano y Valores, quien manejará, controlará la fusión de las dependencias, ilegalmente desaparecidas por Toñín, el chulo.  Sin consulta ciudadana, con la complicidad de huilo Cabildo, que le aprueba todo de manera vergonzante, ¡ah!, poderoso caballero es Don dinero. 

Complace a la primera dama del estado, esposa y gobernadora de Durango. Se llama Giovanni Rosso. La coincidencia de apellidos ¿es una mera casualidad? ¿Cuántos Rossos hay en Durango? Se percibe un asqueroso tufo de nepotismo y corrupción.

¿Y cuál es el perfil de este hombre?, muy joven, por cierto, para tener la experiencia que requiere esta responsabilidad. Egresado de la UJED, líder estudiantil que de la noche a la mañana tiene un súper perfil para hacerse cargo de seis dependencias. Este proverbial joven ha de poseer una gran experiencia en el manejo del deporte, del arte y la cultura, de la familia, es un experto y todólogo, genio casi a la altura de Einstein, según rebuzna el alcalde. Según el alcalde es una maravilla y una apuesta por la jumentud para su desgobierno.

La única piedrita en el zapato. Que no es piedra, es una enorme roca, es la “coincidencia” entre los apellidos de la primera dama del gobierno de Esteban y el ahora flamante director, comparte el apellido Rosso, que no es un apellido muy común. ¡Casualidad, brujería? O es un descarado acto de nepotismo, una verdadera burla. Con que pendeja explicación va a justificar este acto el panista dictador Ochoa Rodríguez. Nos va a decir que es una chulada más de su enculeamiento a Durango.

Tal parece que estos gobiernos llegaron al poder, no a gobernar, no a transformar a Durango. Vienen a saquearlo, vienen a repartirse el botín, a meter a nómina a familiares, primos, compadres, amantes, sobrinos, hijos políticos, al perro, al gato. A las liendres que puedan traer en la cabellera.

Primero lo demostró Esteban, que sin ninguna vergüenza, sin que su primo tenga la preparación ni cultura, experiencia que lo avale, nombra a su primo hermano, Lauro Arce, director de la FENADU, del Paseo del Oeste, del Paseo del Pueblito, del Teleférico, del Paseo Constitución, en un acto despótico y de nepotismo descarado y cínico.

Ahora el alcalde, quien le hace el favor al gobernador y señora, de contratar a un pariente, a un sobrino o vayan a saber qué lazo sanguíneo, pero el nepotismo es obvio, descarado, obsceno, por mas poliquetería y discursos que ladre el alcalde Ochoa. 

Por lo pronto, ya debe haber una gran lista de parientes por parte del alcalde en manos de Esteban, para que les asigne puestos de alto nivel en su gobierno, en pago al sobrino incomodo que acaba de subir en la nómina municipal. ¿Y cuánto ganará este “brillante “joven?, ¿un solo sueldo o le pagaran los seis sueldos fusionados?

Es evidente que en Durango, hay dos gobiernos corruptos, el municipal y el estatal, mejor dicho, es un único gobierno, corrupto, el del PRIAN, el gobernador cantante vernáculo Esteban Villegas Villareal y el del panista Antonio Ochoa Rodríguez, el chulo chuleador y enculeador. 

Un año de sus gobiernos, han demostrado que vienen a repartirse lo poco que queda en Durango, tras el enorme boquete financiero de Aispurio y el mediocre gobierno de Ratalum.

Como la familia mafiosa que son, el gobernador y el alcalde, se reparten el botín, se reparten los puestos entre sus amigos y parientes. Los gobiernos en Durango son “cosa nostra”, diría Don Corleone.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email