Operativo vs. Aispuro es por denuncia de UJED, no de Villegas

Local 28 de agosto de 2023 Jesús Marín

web ujed

Aún se escuchan las carcajadas de José Rosas Aispurio, “el intocable”, el consentido de Estebandido, ante la movilización en el lujoso fraccionamiento Villas Campestre, donde vive la gente de mucho dinero en Durango.

El fiscal anticorrupción, Noel Díaz, sale a declarar, que sí, ese operativo en Villas Campestre fue para capturar a funcionarios de primer nivel involucrados en el desfalco, en uno de tantos desfalcos ocurridos en el pasado sexenio, pero esta movilización es por los millones sustraídos a la máxima casa de estudios, la Universidad Juárez. Se detendrían algunos pillos menores, nomás para tapar el ojo, nomás para hacer como que trabajamos.

Están abiertas un resto de carpetas, estamos investigando la participación de Don Vito Corleone, de Alfonso Capone y la banda del carro gris. Hay como cerca de noventa detenidos.

Ante la pregunta, si se detendrá al principal autor del mayor desfalco en la historia financiera de Durango, un tal José Rosas Aispurio, el fiscal, ignorando la pregunta directa, habló de la importancia de las nubes y de cómo el sol sale por el oriente. Y que él es fanático del América. ¿Oiga licenciado se detendrá a Aispurio? El fiscal puso cara de no saber quién ese señor.

Algunos, ingenuamente, pensábamos que iban tras el mayor desfalcador en la historia de Durango. Ni cosquillas le hicieron al ex gobernador panista que se ha amparado contra toda acción y demanda que han interpuesto particulares, ya que del “tibio y cobardica” gobierno de Villegas no ha habido ninguna denuncia, dizque solo hay expedientes de investigación abiertos. Incluso se ha amparado contra el proceso de envejecimiento.

Este pasado miércoles circuló el rumor que por fin la rata wera había sido detenida por autoridades locales, tras un fuerte operativo en el fraccionamiento residencial donde disfruta su riqueza mal habida, aunque él jura y perjura, por la memoria de Felipe Calderón, “el oscuro” que no tomó ni un solo centavo (se robó de un millón en delante).

El operativo supuestamente era para recuperar los 150 millones de pesos que la Federación mandó al Estado, para la Universidad Juárez del Estado de Durango, entregando nomás 30 millones de pesos. Los restantes 120 millones se fueron al fondo de pensiones del de Tamazula o en alguna cuenta en las Islas Caimán. Se sospechaba que esos millones los escondía bajo el colchón por eso el espectacular operativo de la fiscalía.

Ah, pero no contaban con las mañas, del “Doitor” en Derecho chueco, que tramitó amparo a diestras y siniestras para que la Fiscalía Anticorrupción no actué en su contra (como si hubiera verdaderas intenciones de hacerlo).

Se sospecha que el mismo Villegas, en persona personalmente tramitó el amparo a su querido werito.

El desvío de recursos, bien documentado por el rector Rubén Solís y su equipo jurídico, (a quienes también se deben investigar por complicidad y omisión, por ignorar las transas durante seis años con la universidad en el sexenio panista).

Los más ingenuos creen que el uñas largas de Aispurio solamente ganó tiempo ante lo inevitable (irse a vivir a España). Mientras Villegas sea gobernador, Aispurio es intocable, eso queda claro después de un año de desgobierno, pese a las investigaciones y pruebas, presentados por la Federación en sus arqueos.

Villegas se la pasa cantando a la menor provocación (incluso canta dormido, se queja su cónyuge) en cuando le dan un micrófono a berrear de su ronco pecho, nomás para eso sirve. Dicen las malas lenguas, que incluso canta en la regadera.

Recordemos (según nota aparecida en la Araña Teje) que fue el 13 de septiembre del año pasado, dos días antes de que el mandilón gobernador terminara su sexenio, (durante los anteriores seis años, fue un alma de Dios con la Universidad) cuando la UJED presenta la denuncia ante la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción de Durango, la inútil y canalla Fiscalía. Le tuvieron que explicar con manzanitas al titular Noé Díaz que es una denuncia. No se sabe si lo aprendió a ciencia cierta.

Se organizó una marchita el 5 de septiembre en protesta, se rasgaron las vestiduras los universitarios, se le gritó bu bu bu, fuchi, niño malo, niño malo, al saliente gobernador. Sabedores de quienes gobernaban ya se largaban y pleno año de Hidalgo, chingue a su madre quien deje algo, heredaron el pendiente a Villegas, quien no ha hecho ni hará nada, entre ratas se protegen.

Aparte de desaparecer esos 120 millones, Aispurio tampoco entregó a los universitarios 184 millones de pesos por subsidio estatal. Si Pitágoras no miente es un quebranto financiero de 304 millones a la UJED.

La justicia ante este quebranto no existe. No hay voluntad de las fiscalías ni del Virrey Esteban Villegas, de actuar legalmente contra su antecesor.

Por lo pronto los universitarios le aplicaron la ley del hielo, le ponen cara de fuchi a José Rosas y lo han nombrado persona “non grata” en la institución donde cursó sus estudios universitarios hace ya varios siglos atrás, situación que le ha quitado el sueño y el apetito, al panista, ocupado en preparar su campaña para la Senaduría por parte del PAN.

Villegas ha prendido veladoras y ordenado misas en el Vaticano para que el ex mandatario responda por el desvío de recursos y resarcir el daño a la máxima casa de estudios (por eso se escucharon las carcajadas en el fraccionamiento Villas Campestre). No se le ocurre otra cosa que invocar la justicia divina, al vernáculo Gobernador.

Tampoco ni rastros de los 25,999 millones desaparecidos en el sexenio de Aispurio, “el intocable”, Aispurio “el amparado”, Asipurrio “el no me llevé ni un solo centavo”, dineros repartidos en obras, reparto de premios y préstamos, cuotas de Elvirus y sus caprichitos, propiedades en Mazatlán y en cuentas bancarias en paraísos fiscales. 

Aún se siguen escuchando las carcajadas de Aispurio y eso que ya ha pasado casi un año.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email