Los líderes del SNTE, de la complicidad con Aispuro a su defenestración

Crónicas de Duranghetto

Local 12 de junio de 2023 JESÚS MARÍN

web aispuro

Ya muy tarde, a destiempo, los líderes de la Sección 44 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) denuncian al ex gobernador de Durango, José Rosas Aispuro. Ya ven que del árbol caído todos hacen leñas. Durante seis años fueron cómplices, por obra, omisión y silencio del ex gobernador Aispurio. Le aplaudían a rabiar. Y recibieron prebendas.

Ahora se dicen engañados. Se rasgan las vestiduras anunciando ser estafados. Los maestros acusan al protegido del gobernador Villegas, de la presunta responsabilidad que tenga con respecto a los adeudos millonarios de la administración estatal con el magisterio.

Dan ternurita los profes, si no lo han enjuiciado por los 24 mil millones de desfalco del werito mandilón, menos les harán caso. ¿Y por qué hasta ahora? Seis años fueron sus cómplices.

Aún así, la Sección 44 del SNTE contempla interponer denuncia en contra del ex gobernador de Durango, José Rosas N, por la responsabilidad respecto a los adeudos millonarios de su administración con el magisterio.

De repente el dirigente sindical Efrén Estrada Reyes, fue iluminado, tras seis años de cegueras, reconociendo que los fondos financieros del sindicato no están tan fuertes y lo requieren por el bien de la vida sindical.

 

SE DESPLOMAN 80% VENTAS EN RESTAURANTES

 

Se desploman 80% ventas de restaurantes en Durango. Y no sorprende. Son caros. Abren muy tarde y cierran muy temprano. Todos los restaurantes ofrecen lo mismo, tacos, hamburguesas.

Les falta imaginación y creatividad. Les faltan menús atractivos, ofrecer platillos ricos y bien preparados.

Son despiadados con el poco turismo que nos visita. No prestan el baño, aunque vean al cliente cegándose. El baño no se presta ni pagando.

Ya es un lujo ir a un restaurante en Durango. La comida a domicilio o pedida desde una aplicación del celular, han derrumbado las ventas en los restaurantes. Imaginen, un restaurant de pizzas local subió su precio de 180 a 220 pesos por su pizza mediana. Y se quejan de que bajaron sus ventas.

Los únicos locales de comida que sobreviven son las gorderías, pese a que una buena gorda ya anda costando cerca de los veinticinco pesos.

En Durango los únicos negocios de comida que están en auge es la pizzería Hut, propiedad del Gobernador Villegas, con su poder pone venta de pizza en el corredor Constitución, con complacencia del Cabildo y de los inspectores. Valiéndole madre el centro histórico.

Los restauranteros soportan la nómina, los nuevos impuestos del gobierno. Necesitan mayor creatividad, ofrecer menús atractivos y a precios accesibles para los duranguenses que en su mayoría ganan sueldos muy miserables.

Lejos de los tiempos en que en familia ibas a los taquitos dorados Doña María o de noche a la menudería La Zorrita. Ya sale un ojo de la cara ir a comer a un restaurante y más si llevas a la prole o a la fiera. Comed o no comed, cuestión de hambres.

 

 

EL AMOR QUE NO SE ATREVÍA DECIR SU NOMBRE

 

Nadie, ni el más liberal de los duranguenses imaginaron alguna vez, lo sucedido en las calles de la otrora callada y tranquila, en este bastión medieval donde nos ha desgobernado un solo partido político y donde solo existe una poderosa y todavía manipuladora Iglesia.

Los sin voz, los que tienen que vivir en el closet y amarse a escondidas. Y como dijo Oscar Wilde: el amor que no puede pronunciar su nombre, salió, orgullosos y orgullosas de ser como son, de amar como sienten, 

De vestirse como se los indica el corazón. Precisamente en el corazón de la ciudad, ahí frente a la Catedral, un día de junio, la primer marcha gay en Durango resaltó y lució sus preferencias, sus colores en las banderas gay, orgullosos y orgullosas de ser el mal llamado tercer sexo, personas antes que sexo. Personas que sienten y aman diferente.

Apenas unos cientos, sí, pero es la punta del iceberg de que en Durango, en ese antiquísimo Durango, algo se está moviendo. En esta época donde la represión, el fascismo es la moneda corriente, donde amenazar a los creadores es la política cultural estatal oficial, vetarlos su práctica común, resulta una bocanada de aire, un ráfaga de oxígeno puro que la marcha gay se haya podido llevar este primero de junio entre el desfile y el carnaval, con vestidas y vestidos, sonrisas y besos al aire, encabezados por varios vehículos, con sus bellezas en el cofre, con las banderas ondeando orgullosas de su libertad, mujeres y hombres, mujeres y niños, desfilando por la principal avenida de la ciudad.

Aquí en Durango, tierra no pensante, tierra donde el partido tricolor es el amor y señor de vidas y cerebros. Apenas también un ciento, pero de gente pensante y que quiere demostrar que no todos somos un hato de borregos conformistas y cobardes. Guardar silencio es hacerse cómplice.

 

LA “LIBERTAD DE PRENSA” DE LOS CHAYOTEROS PLEBEYOS

 

Y lo de siempre, se celebra la mentada libertad de prensa en Durango, con las costumbres usuales de plebeyos y cortesanos, los directores rindiéndose al poder y agradeciendo los millones de pesos en publicidad oficial, comidita y rifa de regalos, pero nadie habla de la lista negra de los periodistas que se atreven a cuestionar la política estatal, de lo que medios que son vetados y doblegados con la compra de publicidad.

Libertad de prensa no es publicar los boletines que manda el gobierno. Libertad de prensa no es publicar las fotos de los gobernantes sonrientes entregando barditas y uniformes.

Libertad de prensa no es arrodillarse ante el poder por medio a quedarse fuera del presupuesto. Libertad de prensa no es callarse las injusticias. Y tampoco se han aclarado los asesinatos de los periodistas ocurridos aquí en Durango y en la Laguna.  

¿Entonces qué festejamos aquí en Durango? ¿Libertad de prensa?

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email