El nuevo holocausto, la solución final de Israel en Palestina

Internacional 13 de noviembre de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web palestina

Hace casi ochenta años, el mundo se estremeció ante el holocausto nazi, al asesinar más de seis millones en sus cámaras de concentración, en las cámaras de gases, como parte de su “solución final” para acabar con el problema judío.

Cerca de dos mil prisioneros, entre niños, mujeres y hombres, eran exterminados en sus cámaras, cremados en sus hornos, la mayoría por su origen judío. La prioridad de Adolfo Hitler no era ganar la Segunda Guerra Mundial, era limpiar de judíos al mundo y a Europa.

Hoy a 78 años, hay un nuevo holocausto, una nueva solución final, esta vez no son los nazis los ejecutores, esta vez son los judíos, que de víctimas se han convertido en verdugos. Su solución final es exterminar a dos millones de palestinos para apoderarse de la franja de Gaza, ante complicidad y vergonzante silencio del mundo.

Le llaman guerra al exterminio masivo de palestinos. Le llaman guerra al inmisericorde bombardeo de la poderosa fuerza área israelita contra un pueblo indefenso. Le llaman guerra a la masacre que ha provocado, ha asesinado a niños, a mujeres y ancianos, por su pecado de ser palestinos.

Ellos, los judíos y los gringos, le llaman la solución final para deshacerse de los palestinos. Es la solución israelita para apoderarse de la franja de Gaza. Ellos, los judíos, las víctimas de los nazis, ellos, los judíos, cuyo pueblo ha sido perseguido y casi exterminado por Hitler, seis millones de hombres, niños, mujeres, fueron masacrados en las cámaras de gas, en el holocausto, la solución final.

Ahora ellos, los judíos, las antiguas víctimas, se han convertido en verdugos de los palestinos. Ahora el Estado de Israel es el nazi de Medio Oriente. Ahora Israel aplica el holocausto al pueblo palestino.

El mundo calla. El mundo mira hacia otro lado ante la masacre. Nadie ha protestado. A nadie le importa, ocupados en eclipses, en vender armamento. Son negocios prioritarios de USA en Ucrania y ahora palestina.

La Organización de Naciones Unidas, la inoperante ONU, no ha condenado el genocidio. No ha impuesto sanciones económicas al estado de Israel. Y es cómplice de la matanza en Palestina, igual que ellos, los judíos, con su ejército tiene empapadas de la sangre de seres humanos inocentes.

Es más fuerte el dinero que la piedad. Aquí importa estrenar las nuevas armas de guerra que la humanidad. Importa sumar millones de dólares y no el sumar miles de muertes.

A los palestinos lo están asesinando con bombas, con metrallas, pero también de hambre, pero también de sed. No hay energía eléctrica para los hospitales. No hay medicinas ni quirófanos. ¿Ese es el dios Jehová que tanto alaban?

La franja de Gaza es un pequeño territorio palestino situado entre Israel y Egipto. Ha estado bajo diferentes formas de administración desde 1948 y actualmente está gobernada de facto por Hamás.

Ahora es un territorio de muerte. Es un territorio destruido. En él había dos millones de habitantes, había, porque los están matando, que están siendo exterminados ante el silencio cómplice de la humanidad.

La zona, uno de los lugares más densamente poblados del mundo enfrenta serios problemas económicos y humanitarios, exacerbados por bloqueos y conflictos. Y ahora por la cobarde agresión de Israel.

Israel ataca tan impunemente si no contara con la aprobación y respaldo de los estadunidenses que tiene intereses económicos en la zona. 

El pueblo de Israel no concuerda con la masacre de su gobierno. Los palestinos y los judíos tienen siglos conviviendo y compartiendo el territorio, costumbres y religión, comparten profetas y sangre. Es una guerra fratricida, entre primos. El holocausto sigue vivo. Y muy vigente.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email