Sin escrúpulos, PRIAN busca el poder por el poder en 2024

De la desesperación a la radicalización fascista

Nacional 15 de mayo de 2023 DANIEL ANTONIO LARA PALACIOS

web prian

Los esfuerzos de la oposición mexicana por desprestigiar la transformación emprendida en 2018 se han topado con las políticas públicas efectivas y su comunicación a través de las conferencias mañaneras de prensa encabezadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador; los logros del gobierno tienen una gran difusión, lo que ha provocado un prestigio pocas veces visto de la figura presidencial y el gobierno que encabeza.

Aunque no todo es color de rosa y hay muchos temas que aún están pendientes de atender y también, hay que decirlo, errores del Presidente, sus políticas y funcionarios. La oposición no se encuentra así misma, pareciera que el nocaut electoral propinado por el obradorismo los dejó huérfanos ideológicamente hablando, además de la falta de credibilidad que afecta a los partidos antagónicos al proyecto de la Cuarta Transformación.

No es gratuito que la gente en su mayoría no crea más en los partidos tradicionales, mismos que históricamente representaron ideologías diferentes entre sí, antagónicas en su esencia. El PRI surgió como consecuencia de la institucionalización de los ideales de la Revolución Mexicana. El PAN nació de la oposición a las políticas nacionalistas y soberanistas del cardenismo, es decir, de las elites desplazadas por la lucha. El PRD surgió de la traición del PRI a sus principios fundacionales y en oposición franca a las políticas neoliberales de la década de los años ochenta del siglo pasado, para luego traicionarse a sí mismo, firmar el neoliberal Pacto por México en 2012 y ponerse al servicio de Peña Nieto.

El desprecio por el pueblo mexicano ha sido la característica de la actual oposición, critican los apoyos sociales diciendo que eso es “mantener huevones” o “paternalismo gubernamental”, no se han dado cuenta que los fallos de sus políticas radican precisamente en el abandono de los más necesitados, en la falta de oportunidades de salir adelante y en la creación de una brecha entre ricos y pobres que resulta ofensiva; las promesas del neoliberalismo nunca se cumplieron.

Hoy ante la orfandad ideológica y la desesperación por recuperar el poder, las figuras más mediáticas del prianismo han optado por una radicalización hacia la extrema derecha, haciéndose notar el recibimiento en el Senado mexicano de los líderes del partido neo fascista español Vox en septiembre de 2021, o la asistencia de algunos priistas y panistas a la cumbre global de ultraconservadores en noviembre de 2022, en donde uno de los oradores se refirió a los políticos del PAN como “derechita cobarde”, por su falta de definiciones.

El más grande prospecto opositor, la senadora María Lilly del Carmen Téllez García, se ha posicionado más gracias a su estridencia e histrionismo que a sus ideas y brillantez de las cuales ha carecido durante su estancia en el Senado, siendo sus momentos más destacados la entrega de una ambulancia vieja y obsoleta que prometió durante su campaña para senadora, su rechazo a la interrupción legal del embarazo antes de las doce semanas, sus comentarios discriminatorios hacia la senadora Citlalli Hernández, sus constantes ausencias en el senado y sus recurrentes abstenciones en votaciones en la Cámara.

Congruencia, es una de las virtudes que le hacen falta a la señora Téllez, ya que ocupa un escaño gracias al partido Morena que la postuló y al que, una vez asumió su cargo, traicionó brincando cual chapulín a la bancada de Acción Nacional, demostrando una elasticidad gimnástica en sus principios, debió renunciar por decencia.

Hoy pasa de ser postulada por la izquierda a abanderar las causas de la derecha más rancia, la que huele a autoritarismo, discriminación y fascismo, lo preocupante no es que se dé a conocer tal cual es, sino que a la primera de cambios, puede cambiar de opinión, si no conviene a sus intereses, si traicionó a los votantes que la eligieron, a AMLO y su movimiento, qué le cuesta traicionar al pueblo de México otra vez para vender el país al mejor postor trayendo de nuevo al neoliberalismo.

La oposición mexicana no tiene proyecto más allá de lo que vimos durante el periodo neoliberal, son de principios dúctiles, de moral a la venta y si fingir ser socialdemócratas no les funcionó, se van a correr hasta la más radical de las derechas con tal de volver al régimen de privilegios aunque esto implique la violación de derechos humanos; no les interesa el pueblo sino el dominio y el control.

Los intereses de las élites beneficiadas durante el periodo neoliberal fueron trastocados, buscan desesperadamente regresar al poder y harán lo que sea necesario para lograrlo, incluso darle la candidatura presidencial a una persona que cambia de opinión según sus intereses, sin escrúpulos, de esas que buscan el poder por el poder; que no se olvide la tragedia de la que venimos, el despojo, la miseria y la corrupción que caracterizaron al régimen anterior, que no se olvide que el que traiciona más de una vez, traiciona por costumbre.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email