En Coahuila no hay mal que dure cien años

Nacional 23 de enero de 2023 Sergio O. Delgado Soto

en coahuila no hay mal

Duro y merecido revés recibió Mario Delgado en Coahuila por buscar mediante una encuesta amañada imponer a su candidato a la gubernatura de ese estado, un rico empresario minero y actual senador por Morena de nombre Armando Guadiana Tijerina, un priísta embozado que de asumir esa responsabilidad prolongaría ahí el cacicazgo de los Moreira y le daría patente de impunidad al actual gobernador, Miguel Ángel Riquelme, cuyos abusos de poder y corrupción son similares a los de José Rosas Aispuro Torres en Durango.

En absoluto extrañan estas jugarretas de Mario Delgado que ponen en tela de juicio a la 4T, no obstante que en el reciente y penúltimo informe de gobierno de Riquelme, el 2 de diciembre ppdo., un diputado local, por cierto muy joven, le sacó a éste sus trapitos sucios al sol, y lo hizo tan fundadamente que concitó el aplauso de buena parte de la Cámara e hizo que Riquelme saliera de este recinto como los perros regañados: con la cola entre las patas. 

Lo admirable de este diputado, de nombre Rodolfo Walss Aurioles, es que no está adscrito a ningún partido, que es independiente, lo que en absoluto lo inhibió para hablarle de tú a tú al titular del Ejecutivo y decirle, antes de abordar con detalle los actos de corrupción que le detectó, que era un mitómano consumado, un individuo que miente sistemáticamente. He aquí tres muy fundadas razones de semejante calificación que expongo en el lenguaje del joven legislador. 

“En tu toma de posesión ofreciste aumentarle el sueldo a los policías de Coahuila y lo cierto es que hoy 900 agentes no han recibido el aumento. Si alguna vez supiste lo que era la vergüenza, deja de robarte el dinero de Coahuila y págale a los policías de manera inmediata lo que les ofreciste y que presumiste. 

“Anunciaste múltiples inversiones para la construcción del Hospital Materno Infantil, ¡inmueble que ya estaba construido cuando llegaste a la gubernatura! Según tú, le metiste a esa obra 105 millones de pesos, no obstante que el área de Transparencia de tu administración y a la que apelé sólo reconoció 49 millones de pesos. 

Luego de este par de acusaciones, Walss Aurioles terminó su intervención colocando un cartel en una pared del Congreso y en el que a manera de sentencia escribió lo siguiente:

“Por el fraude al Metrobús que te robaste 600 mdp, por el fraude al Hospital Materno Infantil, por los 3500 mdp que te robaste del fondo de pensiones de los maestros, porque te robaste el dinero destinado al aumento de los policías, porque has hecho de la deuda de Coahuila tu negocio personal, por las mansiones que te construyes y por los muchos fraudes más, Riquelme, Coahuila te quiere en la cárcel”. Y arriba de este cartel, la foto de Riquelme tras las rejas con su respectivo traje a rayas.

¿Qué derivamos los durangueños de esto que acabo de transcribir? En lo inmediato, que Riquelme y Aispuro son ratas del mismo albañal y que si fueron integrantes de la Alianza Federalista, igual que otros de su misma calaña como Cabeza de Vaca (el de Tamaulipas) y Enrique Alfaro (el de Jalisco) fue porque buscaron tapar los desfalcos financieros producto de su corrupción con un apoyo extra del gobierno federal, lo que no les pegó porque López Obrador, como se dice en el argot del beisbol, ya los tenía bien fildeados. 

En lo mediato, cuánta necesidad tiene Durango de un Congreso local con diputados tipo Walss Aurioles, capaces no sólo de seguir la huella de la corrupción de sus gobernadores y llegar a determinar el tamaño de la misma: también de advertirles públicamente lo que conforme a la ley les espera al terminar su mandato: la cárcel. En nuestro congreso en cambio, Aispuro se dio el lujo de presentar su último informe de gobierno sin que se le cuestionara como procedía por su mayúscula y descarada corrupción, y esto sólo tiene una explicación: los moches a los legisladores y el aumento sostenido de sus dietas, a lo que los diputados correspondieron inflando excesivamente, entre otros, los sueldos de los titulares del Ejecutivo estatal y municipal. Y por lo que toca al último desfile por el Congreso de los secretarios del gobierno de Aispuro, los funcionarios fueron tan “convincentes”, que poco faltó para que los diputados los sacaran en hombros. Poderoso caballero es don dinero. 

Para rematar su traición al pueblo, los diputados no sólo eximieron al nuevo gobernador Esteban Villegas de su obligación constitucional de proceder legalmente contra Aispuro y sus 40 ladrones: le dieron licencia para que se resarciera lo más posible de la quiebra financiera que heredó vía el ilegal replaqueo, el aumento de los impuestos y derechos vigentes y la creación de nuevas contribuciones, como si el horno de la economía en Durango estuviera para bollos. Si eso es saber gobernar, entonces yo ya no sé ni cómo me llamo. 

Ojalá y el descontento popular en Coahuila contra el gobierno de Riquelme, socialmente ya muy extendido, impida que el Revolucionario Institucional llegue ahí al siglo como partido en el poder. Y es Ricardo Mejía Berdeja (RMB), ex subsecretario de Gobernación con AMLO, quien a mi juicio ha sabido capitalizar ese descontento, en buena parte concentrado en un sector que en las campañas electorales es muy estratégico: el magisterial. De ganar Coahuila la mayor oposición de izquierda al PRI, la 4T tendría un estado aliado más con un gobernador al que no le temblaría la mano para poner tras las rejas a su predecesor en el cargo y a sus compinches. 

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email