Corrupción

de la Presidenta de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) fundada por Claudio X González

Nacional 07 de mayo de 2024 Espacio Libre MéxicoSe destapó un grave acto de co

amparo web

Se destapó un grave acto de corrupción de la presidenta de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) -fundada por Claudio X González-: el director general de Petróleos Mexicanos (#PEMEX), Octavio Romero Oropeza, dio a conocer en la conferencia de prensa mañanera que María Amparo Casar fue denunciada por cobrar de manera ilícita 31 millones de pesos producto de una pensión de su esposo finado, ex funcionario de PEMEX, alterando un dictamen de defunción.

La líder del organismo que se dice combatir la corrupción obtuvo en forma indebida una pensión con cargo a la empresa paraestatal por el orden de los 124 mil 948 pesos y durante varios años cobró recursos que ascendieron a los 31 millones, mismos que son reclamados por PEMEX.

Romero Oropeza reveló que PEMEX ya denunció a María Amparo Casar, por recibir millones de pesos de pensión, tras la muerte de su esposo, Carlos Fernando Márquez Padilla García, quien se suicidó aventándose desde un edificio de Pemex en la capital en 2004.

Así mismo también se informó que su esposo no murió accidentalmente, sino que se quitó la vida, y la líder de MCCI recibió ayuda para que se ignoraran los resultados periciales y así recibir la pensión millonaria.

En un informe en la mañanera, Octavio Romero Oropeza, informó que el pago de seguro de vida; ayuda de gastos funerarios; pensión post-mortem a favor de sus dos hijos, misma que se cubrió hasta que cumplieron 25 años; la pensión post-mortem a favor de María Amparo Casar Pérez de aproximadamente 124 mil 948 pesos mensuales.

“Todo lo anterior, porque los directivos de ese entonces le dieron tratamiento de accidente, omitiendo esperar el dictamen pericial del Ministerio Público, que finalmente resolvió que fue un suicidio”, resaltó Romero Oropeza.

Romero Oropeza explicó también, que al verificarse que Márquez murió por suicidio, “se suspendieron de forma inmediata las prestaciones que se habían estado reconociendo y pagando en favor la beneficiaria, y se realizaron las denuncias correspondientes contra quienes participaron”.

Por estas acciones, “están en trámite para intentar recuperar los montos pagados indebidamente estimado en más de 31 millones de pesos, así como fincar responsabilidades a servidores públicos involucrados”, explicó Romero.

Cabe señalar que el 7 de octubre de 2004, Carlos Fernando Márquez Padilla García, esposo de Casar, se suicidó aventándose desde un edificio de Petróleos Mexicanos en la capital.

Luego de eso, María Amparo Casar, acompañada del escritor Héctor Aguilar Camín, acudieron con el entonces Procurador capitalino Bernardo Bátiz para solicitarle que cambiaran el acta “modificando lo del suicidio por accidente, pues de esa manera podía cobrar el seguro y recibir de Pemex una pensión vitalicia y ayuda para la educación de sus hijos hasta que cumplieran 25 años”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador detalló que Bátiz le contó de aquella solicitud pero coincidieron en que no era correcto ceder, sin embargo asegura que “el influyentismo se impuso”, ya que aunque no tenía derecho ni al seguro médico u otras prestaciones; sin embargo Pemex le pagó un seguro de vida por 17 millones 600 mil pesos y pensión vitalicia por viudez por 125 mil pesos mensuales. Todo esto a pesar de que la causa de muerte fue suicidio y que su esposo no cumplía con los requisitos de antigüedad que para estas prestaciones se establece un periodo de más de dos años; el esposo de Casar sólo había trabajado cuatro meses en Pemex, relata el libro Gracias del mandatario federal: “La guerra sucia y el desafauero”.

“Este es un caso de corrupción encabezado por quien dice combatir la corrupción o quien encabeza a los mexicanos en contra de la corrupción pero en realidad están a favor de la corrupción”, señaló.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email