Sheinbaum, proyecto transformador corregido y aumentado

De la ciudad de México a la disputa por la nación. La campaña de la candidata de Morena es de propuestas, de soluciones y de pasiones, mientras que la de la del PRIAN es descalificación, miedo, suciedad y desvergüenza.

Nacional 05 de marzo de 2024 Daniel Antonio Lara Palacios

claudia web

Es indudable que la izquierda en el gobierno de la Ciudad de México ha tenido éxitos, que la colocan como la mayor generadora de clase media en el país desde los tiempos en que Cuauhtémoc Cárdenas fue el primer jefe de Gobierno de la ciudad electo democráticamente, hasta la fecha, si se sigue paso a paso los avances en términos de índices delictivos, crecimiento económico, calidad de vida, hay una marcada diferencia con el resto del país, esto gracias a la continuidad del progresismo en el poder.

Hay lugares en los que habiendo crecimiento económico, éste no se transfiere a la sociedad en su conjunto, como el caso de Querétaro, Guanajuato, Nuevo león, en los que la economía crece pero no se socializa el crecimiento, teniendo municipios en la miseria mientras unos cuantos se benefician del trabajo de los mexicanos.

Desde 1994 las filas de la clase media se han engrosado en la ciudad, y esto tiene que ver con la constante política social redistributiva y la atención a las causas de la desigualdad y la violencia,  que da un punto de partida más justo para la población, piso parejo se le llama, una base desde la que partir hacia la vida se vuelve más fácil, no se trata de despojar a nadie del fruto de su esfuerzo, sino de tener gobierno que corrija los abusos del capitalismo, de tal forma que cada persona reciba lo mínimo necesario para vivir con dignidad, esto que viene sucediendo en la Ciudad de México es deseable en el país.

Tras el proceso de selección del coordinador(a) de los comités de defensa de la Cuarta Transformación en el que Claudia se alzó con la victoria venciendo de manera contundente a sus compañeros de Morena, el Partido del Trabajo y el Verde, por la vía de las encuestas, se viene estableciendo un liderazgo al interior del movimiento, inaudito en la política mexicana, una mujer con posibilidades reales de ser la primera en ganar el máximo cargo de la administración pública mexicana, por fin la izquierda escucha a la causa feminista y postula a una mujer inteligente, preparada y consciente de los problemas que enfrentan los mexicanos.

El sexenio de AMLO planteó un cambio en las políticas de seguridad que dio marcha atrás a la curva ascendente en el escalamiento de la violencia en el país que fue exacerbada por Felipe Calderón con su guerra contra el narco y continuada por el pernicioso gobierno de Enrique Peña Nieto; fue el reto más grande de este sexenio y aunque los números ya comienzan a bajar en cuanto a los homicidios dolosos, sigue siendo insuficiente, hay que pacificar al país.

Es absolutamente innegable que los pendientes que deja el presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad al final de su sexenio, son probablemente los mejor atendidos por Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México, en donde durante su mandato redujo entre diciembre de 2018 y septiembre de 2022, el homicidio en una cifra cercana al 60%; el robo de vehículo con violencia en 69.4% y el robo de vehículo sin violencia en 53.3%; como la propia doctora Sheinbaum expuso, el número de homicidios dolosos en CDMX pasó de seis diarios a dos al día, número no visto en la ciudad desde la década de los años 80 del siglo pasado y eso es producto de la justicia social y las políticas de atención a las causas de la violencia y la desigualdad. 

Por otro lado las exitosas políticas sociales emprendidas por el gobierno obradorista serán ampliadas y extendidas a más mexicanos por Claudia Sheinbaum que es la continuidad de la Cuarta Transformación, pero no solo eso, es la profundización y la consolidación de un modelo de nación que pone en el centro a los más necesitados y, hay que decirlo, no es la lucha exclusiva de López Obrador, es la lucha del pueblo de México por la justicia social, lucha a la que la doctora Sheinbaum se unió desde hace muchas décadas, la lucha por la educación pública y de calidad, por la erradicación de la pobreza, por la paz.

La campaña de la candidata de Morena es de propuestas, de soluciones y de pasiones, mientras que la de la candidata del PRIAN es de descalificación, miedo, suciedad y desvergüenza.

El segundo piso de la 4T está en construcción, llevar la exitosa gestión de décadas de izquierda en la Ciudad de México a todo el país es la tarea del pueblo, seis años no son suficientes para contrarrestar el saqueo neoliberal, pero con un sexenio más basta para que la transformación, corregida y aumentada, alcance todos los rincones de nuestra patria.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email