Alito, el asesino del PRI

Humilló a Beatriz Paredes, una de sus ‘dinosaurios’ sagrados

Nacional 04 de septiembre de 2023 Martín M. González

web alito

La mayoría de los mexicanos, los que hemos sufrido más de 90 años los gobiernos priistas y panistas, detestamos a estos partidos, los repudiamos con razones cierta y datos duros. Los detestamos por su corrupción, por sus asesinatos, por arrasar con la riqueza nacional, por vendepatrias.

Aun así, no podemos dejar de sentir lástima y piedad por la forma tan cobarde y brutal en que trataron a una de sus dinosaurios sagrados, a Beatriz Paredes, la forma tan ruin y machista, en que el criminal “Alito”, Alejandro Moreno, la humilló a nivel nacional, la desbancó de la “elección” por la candidatura a representar al frente unido para saquear a México, a favor de la botarga señora X.

Por primera vez en la historia, desde aquellos años de la posrevolución cuando Plutarco Elías Calles fundó al hoy moribundo partido al PRI, no presentarán candidato presidencial propio.

El criminal Alito declinó a favor de la candidata, el peor candidato. Alito, por quién sabe qué oscuros arreglos, declinó, pasando por sus tanates, la elección que se iba a realizar, declinó por Xóchitl Gálvez, provocando la renuncia en masa de 700 mil priistas.

Dejaron fuera a Beatriz Paredes, pese a demostrar que es más inteligente políticamente que Xóchitl, que no es un mérito, cualquiera es más inteligente que esta ex vendedora de gelatinas como ella presume.

Alito es el asesino del PRI, los mexicanos que amamos a México, le estamos agradecidos. Nuestro Presidente AMLO es un genio, impuso a la colisión, a Claudio X. González, a su candidata, sabiendo que es una pobre señora con diarrea verbal, con incontinencia mental, con dos moscas muertas por cerebro y que no representa ninguna oposición real y que corre peligro de ir a la cárcel o a un juicio político por su corrupto enriquecimiento y tráfico de influencias.

Cierto, Beatriz Paredes fue humillada, qué triste (pero merecido) final tuvo una priísta fiel a su partido y a su corrupción, con más de cincuenta años de trayectoria como funcionaria, gobernadora, que ha mamado y vivido del partido y del presupuesto, toda su larga vida.

Y ahora su propio presidente de su partido le propina una patada en el trasero y es cepillada atrozmente, por un grupo de machos alfa, encabezados por el corrupto Alito, en medio de un discurso aberrante, en palabrerías demagógicas, al puro estilo de los discursos priístas.

Pese a esta situación, Beatriz Paredes, como toda mujer sumisa y golpeada, como toda mujer ultrajada, baja la cabeza, besa la mano que la golpeaba, abraza a quien la sobaja y se alinea, obedece perrunamente las órdenes de sus patrones, cuando ella dijo que había que cambiar la manera patriarcal, cuando ella misma juró por el espíritu de López Portillo que seguiría luchando hasta el final de la votación por quién sería la candidata. Queda claro que la señora Beatriz es una excelente oradora, pero sin sustancia ni ideales.

No, Beatriz tampoco tiene dignidad, ni valor, ella misma aceptó todas las bajezas y en un grotesco abraza a su contrincante. Le besa su anillo papal. Pobre señora, irse así, en la vejez. Humillada, derrotada y sobajada.

Beatriz no será recodada por su trayectoria política de cincuenta años, será recordada por agachar servilmente su cabeza y arrodillarse ante el poder. Esa es la verdadera esencia del PRI.

Será tanta la pendejez de esos mexicanos de la coalición, al ver el tongo, la farsa de su elección para candidato, ¿irán a votar por Xóchitl?

Se los dijo el presidente López Obrador, quién sería su candidata, impuesta por Claudio X. González. Y les ganó la apuesta. En realidad quien impuso a la candidata de la oposición, fue Andrés, eres un genio Andrés.

Se hicieron “encuestas”, de casa en casa, telefónicas, todo un burdo sainete y no aguantaron su “proceso democrático” y clausuran las votaciones. Dicen que imprimieron dos millones de boletas con las imágenes de sus cañaditas, una grotesca farsa que solo los muy pendejos se la creen.

Eso es el PRIAN, eso es el frente para salvar a México. Nosotros necesitamos salvarnos de ellos. Salvar a México, a nuestras familias, que nunca más regresen esos mexicanos corruptos, asesinos, vendepatrias.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email