Entre gelatinas, huevones y corruptazos

De chile, mole y de manteca

Nacional 24 de julio de 2023 JOSÉ LUIS SALDAÑA

web gelatians

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha manifestado ser un animal político desde el comienzo de su carrera, y en las últimas semanas demostró a propios y extraños que la agenda la dicta él y nadie más, tanto así que hace unas semanas la oposición se había ufanado en decir que habían logrado arrebatarle la narrativa con el posicionamiento de la senadora plurinominal, Bertha Xóchitl Gálvez Ruiz como pre - pre - candidata para el proceso electoral de 2024.

Pero nada más alejado de la realidad, ya que desde Palacio Nacional AMLO facilitó el helio para que los medios tradicionales de comunicación y los grupos de interés afines a Claudio X. González inflaran a Xóchitl Gálvez, y así intentaran a través de una campaña de posicionamiento exprés convencer a los votantes de que entre la oposición de derecha también caben los pobres, y no solo eso, sino que también pueden aspirar a ser gobernantes.

Así pues se empacharon en los medios con la figura de Xóchitl Gálvez, de quien dijeron era de cuna humilde, de ascendencia indígena, que había logrado ayudar a su familia y pagarse sus estudios universitarios vendiendo gelatinas, y que se había convertido en una excelente empresaria.

Y como en la anécdota de la chuleta envenenada, el presidente los fue alimentando poco a poco para ganarse su confianza, hasta que les dio el filete emponzoñado, y sin decirles agua va, agua viene, desde la mañanera les arrojó de pronto un dato irrefutable sobre la corrupción de Gálvez, y señaló que la oriunda de Hidalgo, tenía una serie de contratos firmados con diferentes administraciones federales que ascendían a más de $1,400,000,000.00 (mil cuatrocientos millones de pesos9, lo que a todas luces indicaba corrupción por parte de la senadora.

Tras esta información, tanto Gálvez como sus patrocinadores intentaron desviar la atención de estos contratos y en un momento de euforia, la propia Xóchitl aseguró que si el presidente podía demostrar que esos contratos existían, ella renunciaría a la candidatura, así que AMLO enseñó los contratos, y no solo eso, sino que mandó la copia de los mismos a Mexicanos Contra la Corrupción, organización de Claudio X. González, para que hicieran una investigación a fondo sobre estos.

Como era de esperarse la oposición se quedó con la boca abierta mientras se les caía el bocado, y en su desesperación solo atinaron a decir que lo que había hecho el presidente estaba mal, pues había usado el aparato de estado para mostrar información adversa a un contrincante político, pero lo que llama la atención es que no se escandalizan por el tráfico de influencias ni por el uso de la información privilegiada con que cuenta la senadora Gálvez para llevar a cabo esos contratos a lo largo de 24 años de ocupar espacios claves dentro del poder ejecutivo y legislativo.

Pero como advertimos al principio de esta columna, AMLO es un Animal Político y una vez que desenmascaró a la candidata no solo echó abajo todo el circo, sino que desactivó a Gálvez tanto a nivel nacional como a nivel local en la Ciudad de México que era el nicho original en donde Xóchitl realmente tenía posibilidades de ganar y no obstante con haber ponchado a la Senadora en su primer turno al bate con dicha información, también logró que sus aliados naturales le dieran pamba a nivel mediático, empezando con Gilberto Lozano, quien en un video aseguró que Xóchitl Gálvez y Santiago Creel eran los dos unos corruptos y rematando con la cereza del pastel a cargo del otrora dealer ideológico de verborreas y zancadillas autoinfligidas, Vicente Fox Quezada, quien en una entrevista con Fernando del Collado para LatinUs, desactivó su filtro de la corrección política y dejó salir su verdadera personalidad y señaló que “Ojalá Xóchitl nos cubra eso, de que los huevones no caben en el gobierno y tampoco en el país, ya se acabó que estén recibiendo programas sociales, a trabajar cabrones, como dice Xóchitl”, a lo que me supongo que la senadora exclamó el famoso dicho de “No me ayude compadre”, pues con esos amigos, para que quiere uno enemigos.

Nos leemos en la siguiente entrega en la que lo más seguro es que haya de chile, de mole y de manteca.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email