Corrupción, nepotismo y negocios, en los gobiernos del PRIAN

La privatización de la educación, la salud y la seguridad social. El escandaloso caso de las guarderías infantiles

Opinión 26 de febrero de 2023 MAURICIO YEN FERNÁNDEZ

web mauricio

“Que se privatice todo, que se privatice el mar y el cielo, que se privatice el agua y el aire, que se privatice la justicia y la ley, que se privatice la nube que pasa, que se privatice el sueño, sobre todo si es diurno y con los ojos abiertos. Y finalmente, para remate de tanto privatizar, privatícense los Estados, entréguese de una vez por todas la explotación a empresas privadas mediante concurso internacional. Ahí se encuentra la salvación del mundo….                                                                          Y metidos en esto, que se privatice también la puta que los parió a todos “. 

                                                                                                                                                      José Saramago

En la conferencia de prensa mañera del martes 31 de enero, en la que el director del IMSS Zoé Robledo, expuso los avances de la reconstrucción y la transformación del sector salud a partir del modelo integral del IMSS Bienestar, a pregunta de una reportera, el presidente Andrés Manuel López Obrador puso en el contexto histórico la situación ruinosa en que los seis anteriores gobiernos neoliberales destrozaron y privatizaron el país, de manera particular el sector de la seguridad social y salud pública.

En una detallada explicación acerca del esquema de corrupción y nepotismo utilizado para desmantelar y privatizar el sector salud, puso el ejemplo de cómo funcionaba el esquema de corrupción en este rubro. Luego en la mañanera del viernes 3 de febrero, así como en las sucesivas del martes 6 y miércoles 7 y 15 de febrero del presente, volvió a abordar el tema de la corrupción privatizadora de empresas a partir del salinato en más de doscientas de las más diversas ramas productivas, de industrias de todas las áreas y ramas de actividades de la vida económica, política y social, el petróleo, la industria energética, así como los diversos servicios, la electricidad, la minería, los ferrocarriles nacionales, las tierras ejidales, las playas, los reclusorios concesionados a empresarios privados, incluso a dueños de medios de información, de seguridad pública, aeropuertos, carreteras, autopistas, vialidades de cuota, construidas y financiadas por el Estado mexicano, con esquemas tramposos mal llamados de asociación pública-privada, que no son otra cosa que transferencias de recursos presupuestales del sector público que son recursos de todos los mexicanos a favor de empresas privadas fantasmas, en la mayoría de los casos encubiertas y creadas por los propios funcionarios o políticos corruptos y ladrones, concesionadas a familiares y amigos del PRIAN. 

En este esquema de corrupción, ni las pensiones de los trabajadores  escaparon a la fiebre privatizadora, manejadas por los fondos, producto de toda una vida de trabajo despojado y convertidos en la figura de las Afores, por medio de las cuales dichos fondos de ahorro los pusieron en el libre juego del mercado especulativo entregándolos a la banca privatizada, a través de instituciones privadas financiaron a poderosos empresarios de la construcción y de todas las áreas imaginables, sin escapar al juego y riesgo de la especulación financiera del casino de la bolsa de valores, cuyo riesgo de quebranto financiero, de forma unilateral solo ha sido  para los trabajadores, los dueños legítimos de los fondos y fideicomisos conformados con los ahorros de los trabajadores como sucedió en el des gobierno de Zedillo con el perverso salvamento de los banqueros privados con recursos públicos, en aras de jugosos negocios y estratosféricas ganancias empresariales.

Una escandalosa orgía organizada a partir del gobierno espurio e ilegítimo de Carlos Salinas de Gortari (el padre de la privatización y la desigualdad social) al que siguió la exacerbación de una verdadera esquizofrenia neoliberal en que los servicios públicos de estados y municipios como el de agua potable y alcantarillado, el aseo urbano, la recolección de basura y hasta los reclusorios se concesionaron a empresas privadas. 

En este marco, hizo alusión a la forma en que durante los 36 años de gobiernos PRIANISTAS neoliberales o neo porfiristas, de los sexenios que le siguieron de Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto la tónica privatizadora fue convertir todo lo público en privado, bajo la premisa de convertir los servicios en jugosos negocios, bajo dos principios rectores, la corrupción y el nepotismo.

Y en esa misma dinámica, convertir los quebrantos de banqueros y empresarios privados nacionales y extranjeros (los eufemísticamente llamados rescates financieros) en deuda pública con cargo a todo el pueblo de la presente y futuras generaciones  en que unos cuantos oligarcas y sus esbirros se dedicaron a saquear y privatizar importantes áreas, invariablemente siguiendo la estrategia de reducir los presupuestos para debilitar la función social, entre éstas las guarderías por la vía de la subrogación, figura jurídica empleada para transferir este importante servicio público brindado por  el IMSS y el ISSSTE entre otras instituciones públicas de bienestar social, distorsionándolas y desmantelándolas para ser concesionado el servicio con toda la infraestructura construida en por lo menos 50 años, de manera discrecional, sin regulación ni licitación alguna a intereses privados de connotados políticos de sus familiares y amigos.

Quién no recuerda las estrategias perversas, abiertas o encubiertas que en aras de la privatización impulsaban los propios gobiernos neoliberales que provocaban por la vía de la restricción presupuestal el deterioro de escuelas públicas de todos los niveles educativos, de clínicas, hospitales, centros y unidades culturales y deportivas y todas las áreas de recreación y de seguridad social como áreas culturales, deportivas, guarderías infantiles y centros de atención y cuidado de adultos mayores. 

El centro del deterioro y abandono iniciaba con la reducción de presupuestos, que ocasionó la degradación, la decadencia y el abandono de instalaciones así como el nulo crecimiento, por el contrario, la destrucción de infraestructura existente por el cierre de áreas de servicios completos en escuelas, clínicas y hospitales, como fue el caso de las clínicas y hospitales del IMSS y del ISSSTE cuyo deterioro en la atención y los servicios fueron provocados deliberadamente para introducir el outsoursing en áreas como limpieza, vigilancia, lavandería, mantenimiento, entre otras, a fin de dar paso a contratos con empresas privadas que a la primera investigación se revelaba que estas empresas eran creadas por los propios funcionarios y políticos  para hacer jugosos y seguros negocios con el erario público. Dicha estrategia privatizadora busca ir privatizando áreas completas de manera paulatina bajo el falso argumento de ahorrar recursos y “eficientizar” los servicios y “brindar un mejor trato a los derechohabientes”.

La jerga neoliberal de “la eficiencia”, “la excelencia”, “la competencia”, “la calidad y la calidez”, son entre otros muchos terminajos tecnocráticos el lenguaje engañoso y tramposo neoliberal, que en el caso del sector salud, se acompañó de campañas de desprestigio acerca de la mala atención, la negligencia, la escasez de insumos para trabajar y más recientemente la falta o carencia de medicamentos, boicot provocado por los políticos dueños de empresas creadas ex profeso para vender los medicamentos al sector salud. Dichos políticos que en tiempos en que gobernaron el PRI o el PAN, ahora fusionados en el PRIAN, se hicieron multimillonarios con esos negocios corruptos que les significaban alrededor de los cien mil millones de pesos al año. Son los que ahora que se les quitaron esos jugosos negocios conforman la oposición rabiosa quienes añoran derrocar al actual gobierno del pueblo. Son entre otros los Emilio Gamboa, los Manlio Fabio Beltrones, los Carlos Madrazo Pintado, entre otros muchos saqueadores del viejo régimen.

En cuanto al servicio de guarderías del IMSS y del ISSSTE, la estrategia fue la misma, aún y cuando su privatización más pronunciada se dio durante el periodo de la docena trágica de los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón (FeCal), 2000-2012, los cuales concesionaron todas las guarderías infantiles bajo la figura de subrogación, operadas ya no por personal de estas instituciones, sino por particulares que casi siempre resultaban ser familiares y amigos de conocidos panistas.

Bajo este esquema de nepotismo y corrupción, solo nos basta con mencionar como botón de muestra el caso de la Guardería ABC de Hermosillo Sonara y con ésta, la tragedia del incendio en que murieron quemados 49 niñas y niños y resultaron con lesiones físicas y psicológicas de por vida, docenas de infantes, en el año 2008. Tragedia que traumatizo a todo México y conmovió al mundo. La concesión de la guardería instalada en una improvisada bodega nada adecuada para una guardería infantil, porque seguramente las guarderías que se construyeron exprofeso para ese fin ya habían sido concesionadas a otros familiares de políticos y en este desafortunado caso en que una prima hermana de Margarita Zavala Gómez del Campo, primera dama, esposa de Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, hubieron de conformarse con un bodegón como sucedió en todo el País en que cualquier espacio por mas inapropiado que fuera para la seguridad de los infantes como una cochera, una casa vieja, un patio o cualquier local sin ventilación se improvisaba para acreditarlo como guardería infantil para recibir así una cuota por cada niño, descubriendo al inicio del actual gobierno, un monumental fraude al cobrar por miles o millones de registros de niños y niñas inexistentes. Fraude que terminó al entregar en forma directa a los padres la beca /colegiatura correspondiente, dejando en libertad a éstos para cambiarlos de guardería o no llevarlos a ninguna. Esta medida anticorrupción fue el motivo de una agresiva campaña contra el gobierno de la 4T, sin eco ni éxito alguno.

En Durango dicha estrategia privatizadora de negocios particulares con bienes y recursos públicos ha sido muy socorrida igual por el priato, fortalecida por el prianato, ya abiertamente fusionados como socios en el PRIAN. 

Es así que al igual que se repartieron los negocios privatizados de áreas completas de las instituciones de salud y bienestar social, en este caso de las guarderías del IMSS e ISSSTE, destinadas a las familias más prominentes del conservadurismo aristocrático panista como sucedió en Durango con la familia Dorador Pérez Gavilán, en medio de la euforia del foxismo, les llegaron las glorias del poder, una buena porción del pastel. 

Margarita Pérez Gavilán, fue invitada ocupar un alto cargo en la administración del IMSS, mientras su hijo Rodolfo “Fito” Dorador Pérez Gavilán, aprovechó la inercia electoral del foxismo que tantas expectativas despertó, favoreció las aspiraciones de “Fito” Dorador como candidato a diputado federal y ante el hartazgo del priato, en ese año 2000, aprovechando la coyuntura de la elección presidencial de Fox, apoyado por el PRI y el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León quien luego promovería el robo del siglo, conocido como el Fobaproa, conocido también como el Robaproa. 

Luego en la siguiente elección presidencial, volvió a aprovechar la ola electoral que en esta ocasión fue la del fraude electoral más escandaloso de la historia que contó con la colaboración y contubernio de los gobernadores del PRI, además del gran apoyo y la operación de Elba Esther Gordillo y del SNTE, con más de un millón de agremiados y su gran aparato de expertos en realizar los fraudes electorales, que sirvieron para sostener el PRIATO por más de 70 años y que en esta ocasión pactaron con Felipe Calderón y el PAN a quien también el propio gobernador Ismael Hernández Deras le debió el triunfo de la gubernatura dos años antes, en el 2004.

Es en este contexto que Dorador llegó al Senado de la República, también aprovechando nuevamente la coyuntura electoral presidencial, impulsado y cobijado bajo el más escandaloso fraude electoral del 2006, de donde surgió su clásica y cínica balandronada del autollamado “El hijo desobediente” del “haiga sido como haiga sido” con que FeCal presumió el robó la presidencia, una pequeña muestra de su crónico e inaudito cinismo.

Luego en el 2010, en el proceso electoral por el gobierno de Durango, que también culminó con fraude electoral por parte del PRI, para imponer a Jorge Herrera Caldera, delfín del entonces gobernador Ismael Hernández Deras, que impidió el triunfo del candidato del PAN, José Rosas Aispuro Torres, en su primera postulación y de Rodolfo Dorador Pérez Gavilán como candidato a la presidencia municipal de la capital, que perdió estrepitosamente frente a Adán Soria, miembro de la mafia priista jefaturada por IHD. Derrota ocasionada por una maniobra traicionera más de las varias que ha protagonizado Gonzalo Yáñez al romper la alianza que había establecido con el PAN para apoyar la candidatura de Dorador, y como ha sido su costumbre, en la víspera negoció con el PRI, más concretamente con IHD, a quien ha estado subordinado en Durango.

Sin embargo, esta derrota no sacó a Dorador de los círculos del poder federal, pues valiéndose del tráfico de influencias y el nepotismo que, a través de las cúpulas del poder en tiempos de la Presidencia de Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, FeCal, cuya política privatizadora y al calor del reparto privado de los bienes públicos de la nación, así como de los cargos públicos federales entre el panismo de todo el País, tras la derrota, Fito Dorador lejos de irse a la banca, fue inmediatamente nombrado como delegado federal del IMSS en Durango en una acción de abierto, nepotismo que contradiciendo sus supuestos “principios doctrinarios” de aquel PAN de oposición al PRI, que rechazaba toda intromisión del sector estatal en empresas, actividades e instituciones de la vida civil de los ciudadanos como serían los servicios de bienestar y seguridad social como las guarderías infantiles.

Por el contrario, en los usos y costumbres del panismo cuando alcanzaron el poder del Estado, en plena fiebre privatizadora neoliberal, su radicalismo anti estatista dio un giro de 180 grados y entonces ya no pudieron prescindir del Estado para hacer negocios privados y enriquecerse con el erario y los presupuestos públicos. Su doctrinarismo demócrata cristiano se tornó en un pragmatismo estatista para sostener y rescatar y hacer prósperos sus negocios privados sin importarles el pueblo raso que se volvió invisible a sus ojos.

Rebasaron a los priistas por la derecha, tanto ideológica como en la corrupción en el ejercicio del poder público en todos sus niveles, municipal, estatal y federal, sobre todo en sus usos y costumbres del saqueo, la rapiña, el tráfico de influencias y el nepotismo entre otras formas más sofisticadas de última generación que ha exhibido el modelo neoliberal  para saquear las instituciones del Estado, los bienes y el patrimonio de todos los mexicanos, incluido el territorio nacional con sus infinitos y más valiosos recursos naturales, mineros, forestales, acuíferos hasta fusionarse con estos en los negocios corruptos.

En el caso que ponemos como botón de muestra del nepotismo y la corrupción de las guarderías del IMSS, el de las familias de abolengo panista, las Gómez Del Campo en Sonora y las Dorador Pérez Gavilán en Durango, nos ilustran toda una forma de vida, del disfrute de canonjías y privilegios que otorga el poder político, presupuestos públicos para negocios privados, tráfico de influencias y nepotismo son indisolubles y base para las ganancias elevadas a fortunas familiares con recursos que por sus orígenes, beneficios, bienestar y fines deberían de tener como beneficiarios naturales a toda la sociedad, de manera especial a los sectores sociales más pobres y desprotegidos-

Rodolfo Dorador Pérez Gavilán encarna el prototipo del político junior pragmático, aspiracionista, tiraron a la basura los principios del “bien común” que enarbolaban como ideal sus antepasados desde el ala católica conservadora opositora que nacieron como partido para oponerse al nacionalismo estatista, a la expropiación petrolera del General Lázaro Cárdenas del Río, y sus políticas de masas populares obreras y campesinas.

En ese camino, los panistas de la etapa neoliberal se encontraron con los priistas derrotados que también renunciaron a sus principios fundadores y de manera pragmática los unieron los intereses y los negocios privados más allá o por encima de los intereses populares. 

Luego el terremoto electoral que los arrojó del poder que se venían turnando desde el año 2000 a manera de un bipartidismo gringo, los situó en la oposición y los obligó a fusionarse en el PRIAN.

Aun con toda esa realidad adversa, los beneficiarios de las prebendas y privilegios que detentaron a su paso por el poder, como en el caso de las guarderías públicas privatizadas, Dorador entre otras familias panistas, detenta los amplios beneficios de los negocios particulares con las guarderías subrogadas del IMSS y ahora también del ISSSTE, pero también los contratos de arrendamiento con los gobiernos de los tres niveles de gobiernos, de inmuebles de su propiedad para oficinas, módulos o quioscos de pago, terrenos para estacionamiento entre otras muchas actividades, sin licitaciones y siempre con objetivos y costos discrecionales pagados por el erario público.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email