Israel, la base militar imperialista más peligrosa y brutal del planeta

Toda felicitación a Israel por su “independencia” se torna un despropósito puesto que no se trata de un país sino de un enclave de los afanes hegemónicos de un imperio en franca decadencia

Internacional 21 de mayo de 2024 PATRICIA BARBA ÁVILA

israel web

¿Por qué los agresores sionistas pueden igualmente bombardear a diario los campamentos de refugiados palestinos y las poblaciones del Líbano? ¿Quién les ha dado ese derecho? ¿Quién les ha dado ese poder? ¿Por qué pueden usar las armas más sofisticadas de destrucción y muerte? ¿Quiénes las suministran? ¿No vemos acaso en ello una prueba irrefutable del papel agresivo del imperialismo y el tipo de orden y paz que desean para nuestros pueblos? (Fidel Castro, discurso histórico en Etiopía, 1978)

Con un fuerte sentimiento de indignación y sorpresa miles de mexicanos, especialmente los universitarios del país, recibimos la noticia de la felicitación que la Secretaría de Relaciones Exteriores envió a Israel en ocasión de su “independencia” (SIC!), eufemismo con el que se califica al evento mediante el cual el criminal imperialismo sionista encabezado por USA Corporation decidió, utilizando a su agencia de política exterior, la ONU, crear una base militar en la nación Palestina, un fatídico 14 de mayo de 1948, dando inicio a uno de los crímenes de lesa humanidad más espeluznantes de los que tengamos memoria. A dicha base se la bautizó como Israel y se utilizó como justificación, el horrible genocidio perpetrado por los nazis contra el pueblo judío durante la II Guerra Mundial y un texto bíblico que atribuye al “pueblo elegido” patente de corso para saquear, asesinar y torturar. 

 Tal como lo sostengo en el subtítulo de esta reflexión, dicha felicitación se traduce en un auténtico despropósito y una muestra de la incomprensible selectividad por parte de un gobierno que por lo demás, ha sido lo mejor que le ha sucedido a nuestro país pero que, infortunadamente, decide no alzar la voz en apoyo a uno de los pueblos más valerosos y más victimizados en la historia: el palestino. Nuestro desconcierto se fundamenta en el hecho de que el gobierno de la 4T desde 2018 decidió reconocer la soberanía y derechos de países atacados sin misericordia por USA Corporation, como Cuba, Venezuela, Bolivia, Perú, entre otros, y por tal motivo la pregunta es más que obligada: ¿por qué en el caso de una nación brutalmente despojada tanto de su territorio como de todos sus derechos, la administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador decide no sólo mantener relaciones con Israel, una base militar creada ex profeso para mantener los intereses imperiales en una zona sumamente estratégica de Oriente Medio, sino “felicitar” a dicho enclave por un hecho eufemísticamente  calificado como “la independencia de Israel” pero que ha significado inenarrable sufrimiento para la valerosa nación palestina?

 Nuestro firme rechazo a tal postura se deriva no sólo de la horrenda brutalidad que una camarilla de sicópatas sionistas patrocinada por el imperialismo yanqui y apoyada por una sociedad entrenada en el odio y la discriminación del pueblo palestino, sino del hecho incuestionable de que el pueblo mexicano ha sido también objeto, en repetidas ocasiones, de saqueo y robo de más de la mitad de su territorio y recursos por parte de USA Corporation, los mismos que a través de su cartel criminal, Israel, han venido masacrando y cometiendo genocidio contra los hermanos palestinos. 

 Considero de gran importancia el reflexionar en la verdadera naturaleza del indefendible ente ocupante del territorio palestino, porque las protestas que a nivel mundial han venido creciendo en intensidad y número, en su gran mayoría se enfocan en Israel e incluso no pocos analistas han llegado a afirmar que este enclave imperialista, apoyado por el lobby sionista y un grupo de corporaciones armamentistas llamado AIPAC (Comité de Asuntos Israelí-Norteamericanos), es el que “obliga” al gobierno de USA Corporation a apoyarlos con armas y dinero. El asunto es que esta aseveración no coincide con hechos incontrovertibles como que E.U., un país con más de 350 millones de habitantes y un PIB que, pese a su actual recesión, supera con mucho el de otras “potencias”, simplemente no puede ser dominado ni obligado a nada por una entidad como Israel, con poco más de 9 millones de gente y que durante todos estos años ha requerido el envío de apoyo militar y financiero.

 Tal como lo dejó entrever Fidel en su histórico discurso en Etiopía en 1978, los intereses del imperialismo yanqui están claramente representados por Israel y la decisión de “crear” esta base obedece claramente a la estratégica ubicación de Palestina que claramente conecta geográfica y comercialmente a tres continentes: Europa, Asia y África. Por tal motivo no nos debe sorprender que pese al inmenso repudio que el actual títere en la Casa Blanca, Joe Biden, ha venido experimentando en virtualmente cada lugar donde se presenta. Tampoco nos debe sorprender que tanto republicanos como demócratas en ambas cámaras, controlados por las millonadas de dinero que su patrocinador, el poderoso complejo militar-industrial les entrega, sigan aprobando multibillonarios paquetes de “ayuda” para la guerra y la muerte, mientras privan al pueblo norteamericano de sus derechos más elementales.

 Sin duda alguna, aunque el brutal despojo y masacre contra el pueblo palestino empezaron en 1948 y han tenido como objetivo central apoderarse del territorio palestino por su estratégica localización y los importantes yacimientos de gas y petróleo cercanos a la Franja de Gaza, lo ocurrido el pasado 7 de octubre ha logrado colocar a Palestina en la conciencia mundial y sacudir en lo más íntimo a millones de ciudadanos en virtualmente todos los continentes, especialmente a jóvenes y estudiantes, incluyendo judíos, que no sólo se sienten horrorizados por el nivel de crueldad mostrado por USA Corporation y su base militar Israel, sino que se niegan a que los impuestos que pagan sean utilizados para asesinar, torturar y despojar a pueblos enteros y, peor aún, que estos dineros manchados de sangre vayan a engordar los bolsillos de los insaciables contratistas de la industria de la muerte.

 Prácticamente todo el entramado jurídico-político internacional integrado por la ONU, la CIJ, la CPI ha demostrado su inoperancia para proteger la soberanía y derechos de las naciones integrantes, con excepción, claro está, de USA Corporation y su enclave militar en Medio Oriente con la complicidad de la UE y gobiernos títeres en otros continentes, por lo que tal como lo expresó el propio Hugo Chávez y lo ha reiterado repetidamente el propio presidente López Obrador, debe ser refundado bajo otras reglas que representen los intereses de la comunidad mundial entera. Y a eso nos debemos avocar también las sociedades del mundo. 

 Finalmente, como pueblos que aspiramos a vivir en una auténtica democracia, tenemos la obligación de orientar a nuestros servidores públicos a responder a los valores fundamentales que deben sustentar la convivencia nacional y mundial: respeto, solidaridad y trato igualitario. Por lo tanto, la fuerte crítica hacia el actual gobierno contenida en esta reflexión responde a ese espíritu democrático y para nada debe tomarse como un intento de debilitar o afectar la continuidad de un proyecto como la 4T que justamente se enfoca en promover tales valores.

¡Qué hermoso sería el curso de la vida de la humanidad si en vez de guerras atómicas, si en vez de carreras armamentistas, provocadas por los imperialistas y los colonialistas, todos los pueblos del mundo se pudieran dedicar a luchar contra la incultura, contra la enfermedad, contra la pobreza!. (Fidel Castro, discurso ante la Unión Internacional de Estudiantes en 1961).

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email