Ballard, el verdadero profeta del transhumanismo

Su novela Crash, la más premonitoria que jamás se haya escrito

Cultura 05 de marzo de 2024 Youssef Manara

crash web

Es posible que Crash de James Graham Ballard sea la novela más premonitoria que jamás haya escrito. Se tilda mucho a la ciencia ficción o al ciberpunk de literatura de anticipación, por como pronostican aspectos, productos e ideas que luego se han materializado casi proféticamente o mínimo en alguna versión muy aproximada al ideal.

Crash no habla sobre futuros distantes interestelares ni mega corporaciones que sustituyen gobiernos, ni tecno-fascismo. Habla del futuro muy, muy próximo, ese que va a ocurrir en los próximos diez minutos (ya desde su época de publicación, 1973).

Habla del verdadero matrimonio humano-maquina, es a la vez un prototipo y una forma final del transhumanismo. Las nupcias metálicas entre la carne y la máquina, llevadas al paroxismo más escatológico y metalúrgico. Donde secreciones y viscosidades humanas eróticas se mezclan con líquido refrigerante y aceite de motor que acaban sirviendo de barniz para la tapicería de los autos, para los diferentes pliegues corpóreos y museos de cicatrices que adornan los cuerpos de los protagonistas. Personajes que han desarrollado una inmunidad a su propio humanismo, encuentran un bastión de sexualidad renovada y reconvertida en el metal y en la pulsión de muerte que les evocan las autopistas y los túneles por donde transitan a toda velocidad teniendo coito perverso, donde se llega al orgasmo ya no de forma tradicional, si no recurriendo a otros mecanismos, afianzados no en la perpetuación de la especie, si no en la destrucción de ésta, descubriendo una nueva naturaleza emancipadora, nacida de esta comunión maldita hombre-maquina.

Los autos se vuelven camas con ruedas, el altar de un ritual tecnológico en el que se funda esta nueva religión. La indolencia en la actitud de los personajes es delatada y confrontada cuando se ponen al volante, avasallados con la enfermedad en la que caen cuando se refugian en sus autos, empecinados en un frenesí de destrucción, donde su verdadera naturaleza se va descubriendo gradualmente hasta que estalla en determinados momentos, que transitan entre la herida y la cicatriz, llenas de semen, saliva y humedad femenina.

Ciencia ficción del próximo martes. Leer el libro con la música de la adaptación de Cronenberg de la novela le ha dado otra dimensión, es el binomio perfecto, como el matrimonio por el que transitan estas personas con sus autos destruidos, con el capó o el parachoques pulverizados, los marcos de las ventanas angulados después de un impacto, frenos de mano y tableros sanguinolientos, maximizando su humanidad de la forma más grotesca posible, donde el trauma es asumido no como algo a olvidar o superar, si no que es el éxtasis mismo del proceso mental y emocional.

Ballard es el verdadero profeta del transhumanismo.

Te puede interesar
orfandad web

La orfandad de los suicidas

JESÚS MARÍN
Cultura 13 de febrero de 2024

Entre el caos que es mi vida. Entre las ruinas que me sobreviven y que ahora soy. Eres tú, quien inyecta ánimo a mi tristeza.

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email