Morena no necesita sumar a corruptos del PRIAN

Así no Claudia, a ese precio, no

Nacional 16 de enero de 2024 Jesús Marín

morena web

Claudia será la próxima presidenta de México. Verdad irrefutable y esperanza de que México siga transformándose. Por vez primera, nuestro país, desde nuestra lejana independencia en 1821, los mexicanos votaremos por un presidenta mujer. Haremos historia, ni los gringos con su cacareada democracia han impuesto una presidenta mujer al frente de su imperio de dólares y genocidio militar.

Claudia será nuestra presidenta gracias al trabajo y poder de convocatoria de Andrés Manuel López Obrador. Gracias a que tenemos al mejor presidente en la historia del México posrevolucionario. Ni Benito Juárez ni Lázaro Cárdenas lograron transformar a México como lo ha hecho en cinco años nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador.

Claudia será presidenta de México gracias a los manejos políticos y económicos que han permitido que nuestro país crezca como nunca.

La cuarta transformación nos ha devuelto el orgullo de ser mexicanos, nos ha devuelto el país, saqueado y vendido por el PRIAN. Nos ha devuelto la dignidad y el respeto. México se convierte en una potencia. 

Claudia será presidenta por el apoyo de más de treinta millones que votaremos por ella. Votaremos por ella. Votaremos porque es la candidata de Morena. Y Morena es gracias a López Obrador.

Claudia Sheinbaum Pardo, a seis meses de su elección, prácticamente ya es la primera presidenta mujer de México, entonces no se entiende porqué Morena perjudica su imagen de ser la esperanza de México.

Por qué Morena abre sus puertas a las ratas, a los corruptos del PRIAN, a la familia de mafiosos de los Hank, acusados de matar periodistas. A un ultra derechista como Rommel Pacheco. A los priistas como Uriel y su mafia. Morena cobija y ofrece cotos de poder a la mierda corrupta y asesina de la oposición, a los enemigos neoliberales, que hace unos meses se declaraban enemigos de López Obrador. Y que han robado, asesinado y saqueado al país.

No le basta al partido del presidente AMLO abrigar a los judas de Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, probados traidores de la Cuarta Transformación para ahora convertir a Morena en el nuevo PRI, en un PAN renovado.

Como para qué destrozar su imagen de ser la esperanza de México, abriendo las puertas, dizque  “sumando” , dicen, a los priistas más execrables de los pasados regímenes corruptos del PRIAN. Qué necesidad tiene Morena de sumar a estas ratas corruptas a un movimiento cuyo lema es acabar con la corrupción y expulsar a los priistas y panistas, corruptos, asesinos y ladrones, y Claudia y Morena, los reciben con los brazos abiertos. Es una burla para los que creemos y apoyamos la transformación de nuestro país.

De qué se trata entonces, de convertir a Morena en un nuevo PRI, en un nuevo PAN, no basta con hipócritas arrepentimientos de estas lacras y sumarlas al movimiento.

Es perdonarles sus corrupciones, sus raterías, sus asesinatos, ¿así de simple? Ellos por años han saqueado, han asesinado a sus detractores, a la gente de izquierda.

Dios mío, cómo es posible que los Hank, los asesinos, los corruptos, los traficantes de gente, los narcos, ahora se digan morenistas y les ofrezcan puestos y poder, en un estado donde Morena es la opción, sin necesidad de estas lacras.

Los Hank, desde su padre Carlos Hank González, amasaron una fortuna de millones de dólares por sus corrupciones y pillaje, y ahora los abrazan y los premian, en vez de llevarlos a la cárcel. Así no Claudia. Así no.

Claudia estará en Durango este martes 16 de enero en la plaza de Armas. Durango es un estado en manos del PRIAN. Durango es un estado olvidado por la cuarta transformación.

Durango esta entregado al PRIAN por el gobierno de AMLO. Durango no figura en la Cuarta Transformación, la prueba es que su dirigente es Otniel García, connotado y arrastrado priísta, servil con Ismael, Herrera Caldera y Aispurio, cobrador de nóminas y acumulador de bienes, gracias a su trayectoria de corrupciones, ahora es secretario general de Morena Durango y se reparte los dos y medio millones que la dirigencia nacional le manda a él y sus ratas priistas, ahora morenistas. 

Claudia dará el aval a la pandilla de ladrones de Otniel García. Todos sabemos que tras Otniel se esconde el poder tras el trono de Herrera Caldera, la influencia de Ismael Hernández. Y hasta la impunidad de Rosas Aispuro. Otniel es un priísta, corrupto y servil.

Claudia le da el aval político a Sandra Amaya, corrupta diputa, antes panista y ahora se dice defensora de la Cuarta Transformación. La corrupción de Sandra Amaya es evidente, con pruebas de enriquecimiento inexplicable y aun así Morena la apoyará.

Claudia es ahora quien dirige los destinos de la Cuarta Trasformación, de la esperanza de los mexicanos, AMLO le entregó el mando, el simbólico bastón de mando. Y no se explica por qué permite la integración de estas lacras políticas, ni explica en qué beneficia al partido sumarle esta canallada de hienas. Así no Claudia. A ese precio no. Y no los necesitas. No más perdones ni abrazos a los corruptos y asesinos de los mexicanos.

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email