El golpe de Estado blando del Poder Judicial Vs. AMLO

Por eso el necesario ‘Plan C’ en 2024

Nacional 23 de octubre de 2023 JOSÉ LUIS SALDAÑA

web amlo

El actual gobierno autodenominado como la Cuarta Transformación se ha encontrado con muchas trabas a lo largo de la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pero el que más dolores de cabeza le ha causado es sin duda alguna el que representa el Pode Judicial en su conjunto.

Los Jueces y magistrados de la Suprema Corte han tirado varias reformas a la Constitución que han emanado de manera legítima desde el poder Legislativo, además que han emitido fallos en favor de muchas personas acusadas de corrupción, acciones que van desde la excarcelación de detenidos, así como el descongelamiento de cuentas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador los ha exhibido contantemente desde las conferencias de prensa matutinas, es por ello que llamó a la sociedad a votar de manera masiva por Morena en las elecciones federales del próximo año, y poner en marcha el llamado “Plan C” para que todas las reformas que se propongan con el nuevo gobierno no quede margen de maniobra para que el Poder Judicial las pueda revertir.

Varios analistas, periodistas y politólogos han señalado que esta disputa entre el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo tiene todas las señales de ser un golpe de Estado blando, también conocido como lawfare el cual tiene como definición la persecución judicial, instrumentalización de la justicia, judicialización de la política, guerra jurídica o guerra judicial, la cual tiene como propósito generar desestabilización interna con una apariencia de legalidad, provocando inhabilitar judicialmente a una persona o provocar el repudio popular contra un oponente (https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_jurídica).

Esta semana se dio una fuerte batalla mediática entre el gobierno federal y los integrantes del Poder Judicial, toda vez que en la Cámara de Diputados se votó para extinguir 13 de los 14 fideicomisos con que cuenta dicho organismo, por lo que varios trabajadores salieron a las calles de la Ciudad de México a protestar.

Desde el gobierno federal se ha demostrado que estos fideicomisos forman parte de canonjías legaloides que utilizan jueces y magistrados para engrosar sus privilegios y cuentas bancarias, y que operan de forma opaca a costillas de la sociedad mexicana.

Los trabajadores del Poder Judicial de la Federación llamaron a un paro nacional entre sus integrantes para detener toda actividad judicial como medida de presión, sin embargo AMLO desactivó ésta del imaginario colectivo de los mexicanos desde su conferencia matutina del 20 de octubre, asegurando que “eso de la huelga está bien, como diría el filósofo de mi pueblo el maestro Carlitos, no está bien pero tampoco está mal, porque así tampoco tenemos sorpresas de que dejen en libertad a delincuentes… ¿Cuándo es que van a estar sin hacer nada? (El 24) Ojalá y tardaran más”.

Y añadió que el actuar de los jueces y magistrados en lugar de velar por la justicia, solo impiden el desarrollo de ésta y ayudan a los delincuentes. “Ganamos, porque podemos hacer aquí, les puedo probar de cuántos casos de libertad otorgan a delincuentes, jueces y magistrados, les puedo decir que en tres meses han dejado en libertad como a 20 presuntos delincuentes tanto del crimen organizado, como de la delincuencia de cuello blanco, pero grandes. Esto que hicieron por ejemplo de liberar las cuentas del señor García Luna, eso de la esposa y luego a él lo exoneraron de las denuncias en la Fiscalía y amparos a Iberdrola, bueno”.

Esta batalla está lejos de terminar y se perfila como un punto de quiebre definitivo para lograr la transformación del país que se propuso el propio AMLO, por lo que su sucesor o sucesora tendrá que mover bien sus piezas en el tablero de la política para dar certeza jurídica real a los ojos de los mexicanos y de la opinión internacional, y evitar que se repliquen en nuestro país acciones como las ocurridas en Brasil, Bolivia o Perú.

Además de garantizar la paz social, es importante seguir con la dinámica de los mercados internacionales que ven en México un país atractivo para las grandes inversiones, las cuales han dependido mucho de la estabilidad política y jurídica que el gobierno actual les ha brindado.

Y mientras los Israelitas de centro e izquierda han salido a protestar a las calles de Tel Aviv para que el gobierno cese las hostilidades en contra del pueblo palestino y piden la renuncia del primer ministro Benjamín Netanyahu, nos leemos la próxima semana, en la que lo más seguro es que haya de chile, de mole y de manteca.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email