Hoy México es otro, solo los ciegos y los odiadores no lo ven

Viva México, viva el Presidente que nos devolvió la dignidad y al país

Nacional 19 de septiembre de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web amlo

“¡Viva la América!, ¡viva Fernando VII! ¡Viva la religión y mueran los gachupines. Viva la religión católica!, ¡viva Fernando VII!, ¡viva la patria y reine por siempre en este continente americano nuestra sagrada patrona la santísima Virgen de Guadalupe!, ¡muera el mal gobierno!" Lo que gritó El cura Hidalgo en el grito de Dolores (poner sound track de campanas)

 

Respecto a la celebración del 15 de septiembre, una de nuestras mayores fiestas patrias, donde libremente desbordamos el fervor y amor por nuestro terruño, Octavio Paz escribe que los pobres mexicanos gritamos cada quince de septiembre por espacio de una hora, quizá para callar el resto del año.

Hidalgo no quería en realidad la independencia de México, el Cura era un peninsular con España por delante. El pugnaba por desobedecer a la corona mientras estuviera en las garras napoleónicas. 

La imagen de ese Cura, que por dos siglos hemos honrado, no es Hidalgo, nadie sabe cómo era en realidad. La imagen de Hidalgo es una pintura que el General Santana mandó hacer y un holandés sirvió de modelo.

Celebramos esta fecha, no por ser el grito de Dolores, en realidad fue días antes, celebramos el cumpleaños de Porfirio Díaz, que la modificó para que coincidiera con su onomástico, Aun así, viva México.

Con esta frase lapidaria de Paz, tuvo su razón por años de gobiernos priistas, íbamos en manada, en familia, tribus pintarrajeadas con los colores de nuestra bandera, a escuchar el sonar de campañas, mayormente por patriotismo que por alegría. 

Gritar el viva México, coreado por gobiernos corruptos y asesinos no era muy grato. Asesinos gritando libertad y vivas. 

No se olvida ese quince de septiembre, en el zócalo de la Ciudad de México, al aparecer Calderón, a dar el grito, el repudio fue generalizado, y el coro unánime de asesino, asesino, asesino, se dejó escuchar.  

O esos otros gritos de corte palaciega de Peña Nieto y su consorte, donde la primera dama, la Gaviota, lucía trajes de treinta mil dólares, exclusivos para una sola noche. Una ceremonia digna de reino de sus majestades imperiales, no de un país republicano. O de un país sometido a la miseria y saqueo del PRI.

Los gobiernos asesinos y corruptos del PRIAN, manchaban el recuerdo de gloria de los héroes que nos dieron patria.

Más que celebrar nos humillaban con su ostentosidad, con su derroche, con sus corrupciones, aún así íbamos por esa sola noche de ser mexicanos. No nos importaba, era una noche de fiesta y colores, sacábamos el sombrero de charro, de campesino, el paliacate enredado al cuello, la matraca, el rehilete.

Nos vestíamos de rojo blanco y verde, Nuestras mujeres y niñas lucían orgullosas el traje regional mexicano. Izábamos en el corazón nuestro lábaro patrio y ondeábamos banderitas a la menor provocación. 

La plaza Cuarto Centenario, pletórica de duranguenses, pletórica de mexicanidad y fervor patrio. El elotito, los chicharrones, el tequila o mezcal, en botes de jugo o en vasos, ansiosos de soltar lo reprimido en un año, gritar el viva México, ese viva México, lo único que teníamos para sentirnos mexicanos.

Hoy el país es otro, solo los ciegos y los odiadores no lo ven. Y si lo ven, su odio es mayor que su inteligencia y la realidad de trasformación que, bendito sea López Obrador, nos está convirtiendo en un país poderoso y respetado.

Hoy si acudimos con sobrado orgullo a gritar que viva México, México vuelve a vivir, a la pujanza pujante. 

Viva México, es más cierto que nunca. Resurgimos de las cenizas, de las ruinas, de la destrucción, de la masacre y odio, de la pobreza y desesperanza, que por ochenta años nos hundió en la ignominia y la desgracia.  

Hoy sí, hay verdaderos motivos para celebrar el grito de nuestra independencia, lo estamos logrando, muy pronto seremos independientes, produciremos nuestra propia gasolina, somos dueños de nuestro petróleo, y no nos van a detener, esta cuarta transformación continuara con Claudia  como presidente.

La primera transformación nos liberó del yugo de la corona española. La segunda, la guerra de reforma, comandada por Benito Juárez. La tercera transformación, la revolución mexicana.

Esta hermosa cuarta trasformación, comandada por nuestro comandante en jefe, Andrés López Obrador al mando del país y de las fuerzas armadas, con el apoyo del setenta por ciento de los mexicanos, libres que amamos a México

Andrés no solamente ha luchado contra el odio, les ha dado la mano mientras lo escarnian, lo odian le escupen. Ha luchado contra un corrupto poder judicial, luchado contra las hordas asesinas del Prian. Luchado contra una pedofílica iglesia católica, contra la brutal embestida de los medios de comunicación, contra los empresarios, que rabiosos ha sido obligados a pagar impuestos, por no tener privilegios, por ya no saquear las riquezas de México.

Hoy gritamos el viva México desde el fondo del corazón, sin vergüenzas. Este viva México se va a convertir en una verdadera fiesta. La primera del pueblo en doscientos veinte años de historia como nación.

La alegría de ser libres, de tener futuro, del renacer de la esperanza. Viva México, mexicanos. Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad, viva el señor presidente de la república, el más votado y el más querido

Viva Don Andrés López Obrador y mueran los vendepatrias y corruptos. Viva México, viva el presidente que nos da patria y dignidad, nos devolvió la esperanza a los mexicanos. Y un laurel de honor para ti, Andrés.

 

Te puede interesar

Espacio Libre México

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email