PRIAN condenado a la derrota

Elección presidencial 2024 / sucesión AMLO

Nacional 19 de septiembre de 2023 DANIEL ANTONIO LARA PALACIOS

web adios prian

Ya no hay nada que hacer para salvar a la alianza del Frente Amplio por México, los tres partidos están tan perdidos ideológicamente que han olvidado sus orígenes, su historia, sus luchas y sus principios fundacionales. Basta con recordar que el Partido Acción Nacional nació en abierta oposición al Revolucionario Institucional, así como el Partido de la Revolución Democrática nació como un desprendimiento del PRI que había dejado de responder a los preceptos fundacionales del Nacionalismo Revolucionario en los que se fundó.

No han tenido nada de autocrítica, no se han dado cuenta que al unirse solo refrendan su compromiso con la élite económica de este país, es evidente que responden a ellos, se la pasan hablando de cómo están unidos por México, pero el pueblo ya les respondió que el país se mueve no por lo que hagan los oligarcas sino por el duro trabajo de la clase obrera a la que sistemáticamente despojaron de sus derechos y precarizaron durante el periodo neoliberal.

El proceso de transformación que lidera el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un respaldo social nunca antes visto en el quinto año de mandato en comparación con sus predecesores. Gobernar desgasta, pero los cambios han sido tan profundos que lejos de caer en popularidad, se ha fortalecido la causa; la transformación avanza con base en el beneficio de la clase trabajadora en la que se sustenta el crecimiento económico, los más pobres pasaron de tener un trato marginal por parte de los gobiernos del PRIAN a ser los protagonistas y principales beneficiarios del obradorismo.

La maquinaria mediática conservadora puede golpear al proyecto de la Cuarta Transportación día, tarde y noche, pero con sus ataques no modifican la realidad, el pueblo siente cambios en su vida diaria, percibe mejorías en sus condiciones materiales y sobre todo confía en su gobierno que entrega obras, cumple con sus compromisos y disminuye la pobreza y la desigualdad; por eso los voceros de la oligarquía no descansan desde que inició el sexenio, el aumento en la credibilidad de AMLO es directamente proporcional a la caída de los viejos medios y periodistas chayoteros del viejo régimen.

Las contradicciones del PRIANRD los condenan a la derrota, se han obligado a sí mismos a observar su lenta desaparición, sus propuestas no tienen nada novedoso, solo quieren volver por lo que perdieron en 2018, los privilegios, la corrupción y el presupuesto público, que les fue arrebatado y se puso al servicio de los mexicanos.

No se le puede pedir a un perredista de cepa que vote por el PRI o a un panista convencido que vote por su histórico rival; el PRI hará lo que considere necesario para sobrevivir, incluso hundir -como ha hecho- a sus aliados, la coalición es un proyecto que nació muerto, pero no lo pueden ver porque se acostumbraron a mandar desde las alturas y perdieron lo más importante para ganar en una democracia: contacto y comunión con el pueblo.

Visto está que ni con gelatinas, ni con su falso indigenismo, ni con su verborrea han logrado dañar el proyecto de izquierda, que el riesgo más grande no viene del PRIANRD, sino de un probable desprendimiento de Marcelo Ebrard. La unidad del movimiento en torno a Claudia Sheinbaum Pardo es vital para continuar con el proceso de cambio en México, porque la oposición -por lo menos en este momento-, no existe, al menos no en un nivel que pueda competir con el fenómeno que representa la 4T.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email