Por el bien de México, Claudia debe ser presidenta

La traición anunciada de Marcelo

Nacional 11 de septiembre de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web claudia 4

Lo escribí hace tres meses, cuando fueron destapadas oficialmente las ‘corcholatas’: Dije que el 7 de septiembre Claudia iba a ser elegida para ser la candidata de Morena, próxima presidenta de México. Y que el traidor sería Marcelo Ebrard. Era muy obvio para los que nunca creímos en la izquierda de Marcelo. Para los que sabemos de donde proviene este hombre. Es de estirpe Salinista. Su mentor político y “padrino” de su carrera fue Manuel Camacho Solís. 

Un hombre por muy inteligente que sea, si su soberbia y ambición, son superiores al proyecto de la Cuarta Transformación, si antepone sus intereses personales a los intereses de México, se explica su traición. Se explica si sus berrinches y chantajes no fueron satisfechos, clame fraude. 

El fraude para Marcelo significa que el no salió favorecido en las encuestas, ni en la encuestadora que el mismo Marcelo propuso. En las cinco, en la oficial y en los espejos, Marcelo queda segundo, con Claudia con quince puntos porcentuales por encima. Claudia 40 puntos, Marcelo 25.

No sorprendió a nadie. Se sabía meses antes, la ventaja de Claudia. Marcelo decidirá el lunes su destino político. Solo tiene dos: seguir con Morena o su tumba política. 

Ha declarado que no apoyará a esa “señora”, en una declaración machista hasta el hartazgo, pero que estará en la boleta de elección para la presidencia. Y que tampoco se registrará como candidato independiente.

A Marcelo le queda irse a la oposición de derecha. A unirse a la familia de Claudio X. González, Marko Cortés, Alito Moreno, cambiar de carnalitos.

O irse con el cacique vivo, Dante Delgado, dueño tiránico del pan rosa, Movimiento Ciudadano, que de ciudadano tiene solo el nombre. 

Movimiento Ciudadano es otra olla de pútridos grillos, panistas, perredistas y priistas, lacras que corrieron de sus partidos, el mismo Dante fue un priista el servicio de Carlos Salinas de Gortari.

Cualquier elección de Marcelo significa su vergüenza y su traición. Derrumbará una carrera política de treinta años. Caerá en el desprestigio y olvido. Nadie recuerda a los chacales. Nadie recuerda a los traidores.

Marcelo Ebrard tiene una memoria selectiva. Con una larga, larguísima cola que le pisen como funcionario. Sus manejos en la Línea 12 del metro que provocó su derrumbe, con muertes de mexicanos. La adquisición de sus parientes de tres lujosos condominios jamás declarados, ni pagados, por empresas que el Marcelo favoreció. Eso se le olvida al ex canciller. Sus turbias relaciones con la policía del entonces Distrito Federal, cuando fue jefe de Gobierno y secretario del regente Camacho Solís. Eso se le olvida a Marcelo.

Los que acusan de dedazo a López Obrador, si es cierto, hay que reconocer que este político mexicano, es el más sagaz e inteligente en la historia política del México independiente, si Andrés fuera ajedrecista, estaría a la par de los grandes maestros rusos.

Primero, les impuso candidata, en este caso Botarga inflada, a la oposición del PRIAN y a Claudio X. González, se las impuso meses antes de la del fraude que significó el proceso de elección de la oposición. Y les ganó la apuesta. Es Xóchitl X. Y ganó la candidata de López Obrador, Claudia. No duden ni tantito que el berrinche de Marcelo fue provocado por el mismo Andrés, para deshacerse de alguien quien era obvio que no continuaría con la Cuarta Transformación. Al irse Marcelo va a dividir el voto de la oposición.

El otro candidato Eduardo Verástegui se registra como candidato de la extrema derecha, la violenta, la irascible, apoyado por la Iglesia católica, con el grito de ¡Viva Cristo rey! Quiere destruir los derechos humanos y civiles. Quiere destruir los matrimonios igualitarios, el derecho a la decisión de abortar de las mujeres, excluir a los homosexuales de la sociedad. Pugnan por Dios y patria. Pugna por una “familia tradicional”. Propone gobernar con el rosario en la mano y con los rezos como estrategia de gobierno.

Claudia y el pueblo de México, deberán enfrentar al neoliberalismo mas recalcitrante, el neoliberalismo de Salinas de Gortari, Peña, Calderón, Fox, de Trump, encarnados por Xóchitl.

Enfrentaremos a la ultra derecha de México, del Vaticano, del Yunque, esa ultraderecha que llevó al poder a Hitler, a Franco, a los dictadores en Sudamérica, que asesinó a Salvador Allende, que puso en el poder a Pinochet.

No son enemigos pequeños, tienen todo el poder económico, son dueños de los medios masivos de comunicación, sea electrónicos, impresos y de las televisoras privadas.

Por el bien de México, por el bien de los pobres, Claudia debe ser nuestra presidenta.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email