En el horizonte político de México se avizora una mujer presidenta

Nacional 11 de septiembre de 2023 JOSÉ LUIS SALDAÑA

web claudia

Por fin tenemos candidata -o a efectos prácticos, Coordinadora Nacional de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación-, y con ella, se presenta por primera vez en la vida política del país la posibilidad real de que una mujer gobierne el destino de todos los mexicanos por los próximos seis años.

Si bien anteriormente hemos tenido candidatas a la presidencia de México, en esta ocasión el contexto es diferente, en primer lugar tenemos que la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo será la abanderada del partido en el poder para 2024; en segundo lugar tenemos que la aceptación de la ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México en el proceso interno de Morena, PT y Verde Ecologista fue del 39.38% del total de la votación; y en tercer lugar tenemos que al menos en este sexenio las fuerzas políticas se dividieron en dos bloques, el integrado por Morena y aliados y el llamado Frente Amplio por México, integrado por PAN, PRI y PRD, quienes también postularon a una mujer como su candidata en la figura de Bertha Xóchitl Gálvez.

Ahora solo queda esperar quién será el o la abanderada por parte del Partido Movimiento Ciudadano, así como saber cuántos candidatos independientes lograrán su registro para el proceso electoral del próximo año.

Claudia Sheinbaum tiene un gran capital político dentro de la izquierda institucional; ella siempre ha sido militante de la izquierda y nunca estuvo afiliada ni al PRI ni al PAN ni a ningún otro partido satélite de éstos, su gestión al frente de la Ciudad de México se puede calificar como exitosa, pues al menos en el papel logró bajar los índices en delitos de alto impacto, realizó obras de infraestructura de gran impacto, principalmente en la movilidad, y según los reportes del Consejo de Evaluación de la Ciudad de México de 2018 a la fecha, 350 mil capitalinos salieron de la pobreza extrema.

Pero no todo es miel sobre hojuelas para la ex jefa de Gobierno, pues ahora tendrá que reforzar y generar nuevos puentes al interior de Morena y de sus aliados, pues a pesar que AMLO intentó hacer un proceso interno que evitara la ruptura y el desgaste de los aspirantes, esto no fue así, y las constantes descalificaciones de Marcelo Ebrard al proceso así como su posible salida de Morena, dejará vacíos en la estructura a nivel nacional y provocará reacomodos en los grupos de poder dentro del Movimiento, así pues Adán Augusto López Hernández, tercer lugar en las encuestas ahora pasará a dirigir Morena y coordinará la campaña a nivel nacional en 2024.

Con estos reacomodos la Dra. Sheinbaum tendrá que separar las manzanas malas de las buenas sin que esto le cause fugas de capital político electoral, me refiero en específico al trato que le dará a Ricardo Monreal y su grupo clientelar en la ciudad de México, pues recordemos que en las elecciones intermedias de 2021 él operó en contra de la entonces Jefa de Gobierno y de Morena en general.

Aunado a lo anterior, la ahora Coordinadora Nacional de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación debe trabajar intensamente con su equipo de asesores para matizar su percepción en la sociedad mexicana sin que parezca falsa o una imitación de su contrincante Xóchitl Gálvez, pues a pesar de que estamos viviendo un cambio de conciencias, aún existen muchas personas para las que es importante la presencia mediática de los candidatos.

Para fortuna de la Dra. Sheinbaum, su contrincante del Frente Amplia por México se sabotea constantemente con sus afirmaciones, simplemente esta semana tuvo a bien decir en una reunión con ex gobernadores y líderes priistas que: “¿Por qué no se fue Tesla a Oaxaca? Me encantaría que se fuera a Oaxaca, pero si no tenemos el capital humano, no tenemos infraestructura, no tenemos gas, pues no hay manera”, así queda manifestada una vez más el racismo y clasismo por parte de la abanderada de la derecha.

Como sociedad debemos avanzar y evolucionar, el hecho de tener a una candidata con posibilidades reales de ganar la presidencia de México que esté comprometida con la ideología de izquierda es un gran avance que trazará el destino de las futuras generaciones y que brindará una nueva perspectiva de hacer política y de ejercer el poder.

Y mientras Marcelo anuncia su destino político para 2024, y la NFL regresa a sus actividades, nos leemos la próxima semana, en la cual lo más seguro es que haya de chile, de mole y de manteca.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email