Durango en manos del PRIAN es impunidad y corrupción

Local 31 de julio de 2023 JESÚS MARÍN

web prian 2

Sigue el infantil e inoperante Esteban Villegas, como lo ilustra el gran caricaturista Alfonso Cano Maa. Pone en un cartón a Esteban vestido como un bebé, con un ridículo pañal y chupón, bebé, destruyendo un juguete, una camionetita de madera que se llama Durango. Y lo malo es que nos faltan cinco años en manos de este bandido y sus secuaces.

Según se escribe en la Araña Teje, la última bufonada del gobierno de este cantante, médico, carismático, pagador de gran chayote, sensible, gran economista, descubridor de la penicilina, es su apoyo a políticos, hombres y mujeres, nefastos y corruptos, que llevan años en el tráfico de influencias y en la gran corrupción, que cobran millonadas y son unos pendejos.

Araña Teje escribe: “No es broma, es real, Esteban Villegas ya “promociona y posesiona” a edecán federal a Gina Campuzano, diría Marina Vitela ¡son chingaderas!, qué cinismo (una escaladora y vividora que nunca ha demostrado capacidad ni profesionalismo).

Aparte de que Esteban Villegas no ha podido entregar la “propuesta estelar de campaña”, sí, la tarjeta madre, (solamente nos ha dado en la madre una y otra vez) ni tampoco ha resuelto los problemas que se le han presentado en los casos de meningitis, (feminicidios provocados por Aispurio), mucho menos ha detenido a un saqueador de la administración anterior, (quebrantó el Aispurio y ñora, con 24 mil millones de pesos las arcas de Durango), el escabroso asunto de la Feria Nacional Durango 2023 (se les voló una parte de la carpa, recién restaurada, dónde quedaron los 55 millones que se le dieron a Lauro para mantenimiento y redemolación), difícilmente a un año de su administración de infamias podrá dar el primer banderazo de la primera obra en la entidad. (Lo que da miedo es que a este cantante metido a gobernador, le quedan cinco años de inoperancia, de inutilidad, de mediocridad y saqueos).

Pero el gobernador sí se da un tiempecito para retomar la tradicional cabalgata, llama la atención algo que es verdaderamente aterrador, saber que don Esteban Villegas ya está posicionando a la edecán federal, a la frustrada vendedora del sillón del amor, lo bueno hoy en día es vender gelatinas y tamales, el mejor ejemplo es Xóchitl Gálvez que es multimillonaria.

Si la mucama de Leticia Herrera quiere ser Senadora o volver a repetir en San Lázaro, para muestra un botón se toma la selfie en todos los eventos donde pueda, el llamado ajonjolí de todos los moles anda como la humedad, se toma la selfie hasta cuando Esteban va al W.C”.

 

 

Da asco y vergüenza, este gobierno, el Congreso y el Tribunal de Justicia. Durango es una cloaca de corrupción. Durango es impunidad. Durango es cueva de ratas. Donde nadie es culpable. Donde nadie está salvo de las corruptelas. Millones de millones de pesos desparecen de las arcas del gobierno y nadie es culpable. Siempre los mismos políticos, vividores, serviles, cómplices de latrocinios y gobiernos, maiceados hasta el cogote, los Otniel, los Pescador, las Campuzanos, las Leticiasherreras, los Benítez, los Villegas. La misma gente corrupta y voraz. Y Durango cada vez más jodido. Saqueado cada seis años, cada fin de sexenio.

Llevamos décadas soportando estas lacras, viéndolos chapulinear, de partido a partido, de puesto en puesto, de presidentes municipales a diputados, de senadores a gobernadores, pobre de Durango que en su 460 años de aniversario no tiene nada qué celebrar.

Todavía la Secretaría de Turismo del estado, en una conferencia reciente, orgullosa declaraba que en Durango el turismo está al tope. Pobres de los ingenuos de los turistas que viene a visitar lo que queda del centro histórico. Llegan a las diez al museo Villa y cerrado. Durango despierta tarde, como al medio día, y cierra despuesito de las ocho. Seguimos siendo un ranchito pavimentado. Un Durango tan lleno de indolentes y sumisos, de agachones y lame huevos.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email