Despidos injustificados

Por desaparición de dependencias en Municipio de Durango

Local 31 de julio de 2023 MARTÍN M. GONZÁLEZ

web palacio municipal

Pobre de Durango, en manos de unos hipócritas, farsantes como los del PAN, en la presidencia municipal, con el ratonil Toñín Ochoa Rodríguez, y en la gubernatura, el cobardica del gobernador que lo más sobresaliente de su gobierno fue el dúo con Julión en la FENADU. Villegas ya cumplió con uno de sus sueños “húmedos”, el cantar con Julión. 

Cantar con el Julión, imagino que fue el sueño desde niño de Esteban dido, al andar, buscando la tortilla, guitara en mano, en cantinas y quinceañeras, Esteban le decía a su primo: -Oye, Lauro, yo quiero cantar con el Julión. Y una lagrimita de emoción se deslizó vagabunda y delatora. Ahora ya puede renunciar en paz e irse a grabar y cantar con quien le dé la gana.

¿Cuándo cumplirá los sueños de los duranguenses de ofrecerles empleos dignos, seguridad en carreteras, encarcelar al ex gobernador Aispurio, hacer pagar a los verdaderos culpables de las 41 muertes por meningitis?

Se acuerdan del escándalo mediático que hicieron los panistas y la oposición cuando Andrés Manuel López Obrador desapareció obsoletas y corruptas dependencias federales, fusionó otras, escandalizados estos hipócritas de corbata y crucifijo, no lo bajaron de ignorante, de dictadorcillo y cuantos epítetos se les ocurría. Demandas, marchas, gritos y lloriqueos en las redes y en los medios corporativos de prensa y canales de teve abierta, chayoteros impíos.

Ahora el panista Ochoa en complicidad con sus huilos del Cabildo, borran del mapa siete dependencias, dejando en el desamparo a la cultura y al arte, a la defensa de la mujer y la familia, al deporte, entre otras, las dizque fusiona y pone al mando un amigote. Un corredero de gente, sindicalizada o no. 

Dejan en el hambre a cientos de familias duranguenses. Si cada una de esas siete dependencias, autónomas, no podían con su encomienda, menos ahora todas fusionadas, con menor presunto. Menor capacidad de operación y un muy reducido número de empleados que tendrán que multiplicarse y trabajar el doble, por el mismo miserable sueldo.

¿Por qué el Alcalde, su Cabildo, sus funcionarios y gente de su confianza que metió a la nómina, no se fusionan en un solo y se van a la chingada? Así de simple, se acabarían los problemas de Durango y ahorraríamos millones en sueldos y privilegios.

A dónde irá esta gente que este despótico y tirano alcalde enculeador de Durango ya corrió, de qué van a vivir, ni indemnización les ha dado. Deberían demandarlo por despido injustificado. Protestar. Hacer plantones en la Plaza. Defender sus derechos como trabajadores, como duranguenses.

Y como para qué, este alcalde Ochoa toma medidas tan pendejas. El dinero que se va ahorrar, sobreexplotando a los pocos trabajadores que se van a quedar, ¿a dónde irán?, ¿en qué uñas largas va a quedar el presupuesto ya asignado a estas siete dependencias?, ¿también desapareció?, ¿se fusionó en la cuenta bancaria de alguna de las Islas Caimán?

Qué clase de negocio cree el alcalde que tiene. No es una empresa privada. Es de los duranguenses. No puede actuar con tanta prepotencia y despotismo y correr duranguenses a lo wey. Quién se cree, ¿Dios? 

Existe la revocación de mandato, convoquemos a una votación. Y despediremos a su sarta de hampones corruptos, a su sarta de mantenidos y zánganos amiguitos, parientes y compadritos. 

Ya empiezan las voces en las redes, la mayoría anónimas, con miedo, con tibieza, sin firma: 

“¡Qué importante son la cultura y las artes para la evolución de un pueblo! Confiamos los ciudadanos que ésta era una verdad entendida, y más aún por las autoridades que nos gobiernan, que nos “guían”, quienes se supone tendrían un nivel de educación y cultura al menos aceptable, mas no es así, y las malas decisiones para la preservación de las instituciones y recintos culturales continúan, en detrimento del desarrollo de la sociedad, ya de por sí vapuleado. A quienes sí nos interesa la cultura, no nos quedaremos con los brazos cruzados y pondremos ante los ojos de la ciudadanía toda su incompetencia, denunciando lo que atente contra nuestro patrimonio tangible e intangible. No quería decirlo, pero estábamos mejor cuando estábamos peor.

A escaso un año de haber tomado posesión como presidente municipal, Antonio Ochoa, acaba de borrar del mapa siete dependencias, entre ellas el Instituto Municipal del Arte y la Cultura (IMAC), demostrando con esta acción lo que todos sabíamos: que la cultura jamás le ha interesado. 

Esta dependencia, al igual que las otras, deberá hacer renunciar a más de 200 empleados sindicalizados, a quienes les buscarán acomodo en otras direcciones. La mayoría de la gente de confianza que se quede en su lugar será despedida, y los pocos que queden, habrán de sobrecargarse de trabajo, sin importarle a nuestras autoridades en lo absoluto, pues empezaron con invitar a quienes no estuvieran ya cómodos en su trabajo, que se retiraran voluntariamente.

No obstante que les prometieron pagarles en diez días, a casi dos meses que empezaron los retiros, es hora de que no les han pagado. Estos gobiernos nunca han tenido palabra. 

El Museo de la Ciudad se va a quedar sin personal porque seguramente se quieren apropiar de él para desde ahí hacer el parapeto con las siete dependencias unificadas que por sí solas no daban el ancho, fragmentadas menos.

Los invito a que levantemos la voz y no permitamos que se sigan presentando estos atropellos en los que únicamente los que salen beneficiados son los gobernantes en turno que llegaron con un hambre voraz y no tienen llenadero.”

Ya dejemos de ser tan duranguenses, tan agachones y callados, tan al matadero. Y despertemos, dejemos de ser la vergüenza y hazmerreir del país. Defendamos a Durango. Defendamos a Durango de esta lacra de políticos. De esta sarta de ladrones y corruptos.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email