Apatía, la maldición de Durango

Recuento de daños de sus gobernadores recientes

Local 22 de mayo de 2023 JESÚS MARÍN

web prian dgo

En un recuento de daños de los gobernadores que hemos tenido, la desgracia que ha padecido Durango de sus gobernantes, la revista La Araña Teje, hace mención de las diarreas mentales que han tenido los gobiernos priistas: Hacia la grandeza, Al progreso de una vez, El, Durango va primero, El que la hace la paga, Defendamos Durango. 

Seguimos jodidos. Mientras seguimos votando por estos canallas y ratas. Mientras seguimos agachados con el culo al aire. Tenemos lo que nuestra apatía y pendejismo merece.

 

Escriben en La Araña Teje: 

 

Maximiliano Silerio Esparza

Este pequeño relato podría iniciar con el tristemente célebre padrino de varios personajes que hoy en día son una auténtica lacra para el estado de Durango, personajes como Ricardo López Pescador o el peor de todos, José Rosas Aispuro Torres. Sí, don Max es el que “apadrinó” en su momento a estos asquerosos personajes de la política, además es quién nos dijera alguna vez ‘Durango hacia a la grandeza’, su nombre, Maximiliano Silerio Esparza. 

Lo único grande en su mandato fue su cuenta bancaria, así como la ampliación del rancho “Las Águilas” que de ser un ranchito pasa a ser una hacienda porfiriana, donde hoy en día vive placenteramente sin pecados el “padrino” de políticos de cuestionamientos más negro que la noche. Más negro que una boca de lobo.

 

Ángel Sergio Guerrero Mier

Le siguió otro personaje que no cantaba las rancheras, su frase política de campaña, si no mal lo recuerdo fue “Al progreso de una vez”, su mandato más peor que el de don Max.

 

Ismael Hernández Deras

Inicia el nuevo milenio con un gobernador que traía una impresionante imagen familiar, traía una curricular de “invicto”, una carrera política ascendente nunca vista en el estado más pobre, jodido, saqueado del norte del país, el Ismael Alfredo Hernández Deras, cacheteado por el Chapo Guzmán, que gustaba de agarrar de costal de boxeo a su esposa, y tratar a cuerpo de rey a sus “amiguitos”.

Tuvo un sello particular, nunca terminaba sus mandatos, la alcaldía no fue la excepción, pero antes de ser el candidato del PRI, enfrentó a un contendiente que era el candidato natural, su nombre Carlos Herrera Araluce, pero se esparció el rumor de que el empresario lagunero tenía nexos con La Maña, don Carlos “se apaciguó”. En crónicas sangrientas de José Reveles narra cómo su camioneta fue baleada. Camioneta blindada. Y como el Chapo le envió un emisario a decirle que su poder en La Laguna había terminado y que el Chapo ahora era el mero mero.

Entonces “la puerca torció el rabo”, en el sexenio de don Ismael salieron a relucir obras, en su mayoría inconclusas, sin faltar las fachadas en el centro histórico, fachadas de cartón y resistol blanco a precio de oro. La siembra de palmeras, cada una a siete mil varos. Palmeras cuya duela era su mamita. Lo que no se olvidará y es lo más sobresaliente fueron las fosas clandestinas; en una de ella más de trescientos cadáveres, pedacerías de cuerpos, osamentas, huesos, pellejos y cabezas, hasta que el gobierno federal ordenó parar las excavaciones.

El empoderamiento y entrega de la plaza a los muchachos del Cártel del Pacifico. Un total apoderamiento del narcotráfico en la plaza, en aquellos ayeres ya no se sabía si llovería agua, que por cierto fueron años de sequía, pero lo que sobraba era lluvia de balazos por los pleitos que había entre los cárteles de la droga. Las cajas en las hieleras de los Oxxo.

 

Jorge Herrera Caldera

Al final del sexenio de Ismael Hernández éste impuso con el consabido dedo a uno un poquito peor que él, su nombre Jorge Herrera Caldera, miembro de la vela perpetua, del Yunque y de los Caballeros Colón, cien por ciento de ultra derecha, mocho hasta las veladoras. Para no variar el estado seguía a la espera de llegar al progreso de una vez o de perdis encontrar el camino a la grandeza.

Con el vástago de don Nabor, las cosas no cambiaron mucho, también tiene sus detalles, por principio de cuentas inauguró la estación de ferrocarril, pero lo más insólito es que no hay carros de transporte ni de carga, ni tampoco fue el inicio de la construcción de la ruta Durango-Mazatlán.

Don Jorge Herrera Caldera, dentro de sus pecados nos dejó una deuda de 15 mil millones de pesos, poca cosa comparada al que nos dejó Aispurio de 24 mil millones. Don Rosas en aquellos ayeres  del 2016 era el candidato de la coalición PAN-PRD, pregonaba que “el que la hace la paga”, según que Durango ya estaba muy dolido, muy deteriorado por tanto ladrón que hay en la política, al final de cuentas no pasó absolutamente nada, por lo que se sabe hoy en día ni siquiera doña Sonia Yadira de la Garza Fragoso presentó amparos, ni tampoco hubo ganas de llamarlo a cuentas, hoy en día don Jorge Herrera Caldera es propietario de la franquicia Morena, ahí se llevó a lo más podrido del PRI, ahora goza de cabal salud el chico de la ceja bailadora.

 

José Rosas Aispuro Torres

Vendría el sexenio más negro de la historia de Durango, bajo el mandato de la gobernadora doña Elvira Barrantes aunque en el papel, la constancia del IEPC, decía que el mandamás se llamaba José Rosas Aispuro Torres, con el nene que es oriundo de Atacable, sinaloense por adopción, duranguense por conveniencia, ese pueblo enclavado en el municipio de Tamazula, Durango.

Con ese “doctor en derecho”, las cosas desde un principio pintaban mal, cabe recordar su lamentable paso como alcalde de la ciudad, tan gris, oscuro, lleno de corrupción, un ejemplo es la ‘Joroba de Aispuro’, que hoy en día tiene más parches que remedios, no sirvió de nada como lo es hoy en día el puente el Capirucho de Elvira.

Su mandato fue denunciado de todas las tropelías que realizaba bajo el amparo de un gabinete que salió más ladrón que todos los que han despachado durante el siglo que tiene el Prima en el poder, la corrupción se extendió por 6 años sin que el temible Cártel del Chayote se atreviera a denunciar las tropelías. Por cierto durante la administración de don Rosas se creó la dependencia más inútil e inservible que es la Fiscalía Anticorrupción.

Mientras la corrupción crecía de forma impresionante, el Cártel del Chayote, sucesor del “renacido” Cártel del sobre amarillo, jamás tuvo el valor $$$$ de denunciarlo, a sabiendas de que doña Verónica Terrones los tenía sometidos o castigados, hoy en día hasta El Escozor de vez en cuando se anima a criticarlo.

 

Esteban Villegas Villarreal

El incipiente sexenio de Esteban Villegas, el guion que le escribió alguien a don Víctor Hernández, director de Comunicación Social es “culpar de todo mal, corrupción, saqueo, robo, deudas” al sexenio anterior, hasta para eso le faltan huevos al oriundo de San Juan del Río, pero por lo que se ve don Esteban Villegas no se le ven muchas ganas de llamarlo a cuentas, eso sí el pagano como siempre será el ciudadano, por lo pronto ya llevamos varias puñaladas con la famosa reingeniería financiera, sin la dispersión de la Tarjeta “Valió” Madre, pero sí nos incita a que defendamos con valor, inteligencia y trabajo a Durango, dizque porque ya le llegó la hora.

Para no variar Esteban Villegas sigue sin pagar aseguradoras, financieras, seguros de vida. Motivo: “No hay” dinero, todo se lo llevó Aispuro.

 

Agradecemos la colaboración para esta nota, para este recuento de las diarreas de los gobernadores, a Elena Martínez, a través de su revista, La Araña Teje.

Te puede interesar

Espacio Libre México

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email